18 billones, una deuda impagable al medioambiente

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

El mundo, y cada individuo que lo habita, no está dispuesto a dejar sus comodidades; continuará contaminando, y esto ya es muy difícil de cambiar. Sin embargo, actualmente hay una alternativa, y es que en algunos países están comenzando a realizar investigaciones sobre la forma en que se capturan gases como el dióxido de carbono, reusar las materias primas que tomamos de la naturaleza. Proyectos de vital importancia para entender el ciclo de vida de cada recurso que tomamos, cuál es su transformación y uso, así como saber si contamina o no. 

Texto: Ramsés Pech – Grupo Caraiva – Grupo Pech Arquitectos

Debemos de ser claros y conscientes de que todo lo que el hombre crea, contamina y altera el entorno, debido a que, antes de la humanidad, ha estado la naturaleza. Por lo tanto, debemos ayudarla. Ya no es capaz de absorber los contaminantes que generamos,   suscitando los actuales cambios climáticos en ciertas latitudes del planeta.

Te invito a detenerte y pensar en dónde vives: ¿Qué había antes en donde estoy?, seguramente era un área con bosques, árboles, un vaso regulador de agua, o algo que la naturaleza había colocado para tener un mejor entorno equilibrado.

Pero hay algo sustancial que hemos dejado de lado, como seres inertes que somos, todos nosotros usamos tecnología, tecnología que contamina, incluso para producir energía limpia o fósil, en alguna etapa del ciclo de vida se genera contaminación. La pregunta que nadie quiere contestar es : ¿Cuánto dinero necesitaremos para resarcir lo que contaminamos, desde un punto de vista correctivo o preventivo?

De acuerdo con información del INEGI (que muchos de nosotros no habíamos tomado en cuenta), existe un dato que debemos de considerar en la parte ambiental:

Los Costos Totales por Agotamiento y Degradación Ambiental (CTADA), referentes a lo que tendría que incurrir la sociedad en su conjunto para remediar, restituir o prevenir el agotamiento y degradación de los recursos naturales y el medioambiente, como resultado de los procesos de producción, distribución y de consumo humano.

Agotamiento hace referencia a la inversión en dinero que tendríamos que hacer como sociedad para reparar al medioambiente por la disminución y pérdida de los recursos naturales.

Degradación indica los costos sociales para remediar o prevenir el deterioro del ambiente.

Los datos observados indican que en 2021 requeríamos 1.17 billones de pesos para remediar al medioambiente, lo cual representaba 15%  del total del presupuesto asignado de egresos de la nación. Realizando una proyección en función del incremento de la demanda observada en el sector de hidrocarburos y eléctrico, para el 2023 se requieren 1.4 billones de pesos . Estos datos indican que existe una correlación entre el gasto del país y la parte ambiental, indicando que por cada peso que gasta México, deberá apartar 20 centavos para ayudar al medioambiente.

La cantidad requerida para remediar en forma anualizada lleva una acumulación de más de 15.8 billones de pesos del 2003 al 2021. Sumando las proyecciones, llegaría a 18 billones de pesos, es decir, necesitaremos 2.25 el presupuesto del 2023 para remediar todo el problema ambiental que tenemos, si hoy quisiéramos remediar el total del daño.

Actualmente no hay dinero para remediar, ya que el presupuesto del 2023 para el sector ambiental será de poco más de 75 mil millones de pesos; cantidad que representa un incremento considerable, si se compara con los poco más 41 mil millones de pesos que tuvo en 2022. Sin embargo, 90.5% del presupuesto al sector ambiental lo acapara la Comisión Nacional del Agua (Conagua), dependencia que contará con 68 mil millones de pesos, pero destinados solo a su operabilidad, no para remediar el medioambiente.

Por favor, pregúntate, cada vez que consumo un litro de gasolina, un kilogramo de gas licuado de petróleo, un kilovatio de electricidad, cemento o cualquier insumo para mi vida cotidiana: ¿Quién o cuánto me cobra para remediar al medioambiente? Hoy existe el IEPS a los combustibles, asumido por el Gobierno nacional como un ingreso, y su uso es discrecional a nivel federal, estatal y municipal. Deberían, en el 2024, destinar estos recursos para la prevención y remediación del medioambiente, por medio de una iniciativa que surja en la Cámara de Diputados. 

Pemex y CFE son las empresas que más invierten en el sector energía en nuestro país. Ambos cuentan con dinero del presupuesto para operar, y una parte mínima para remediar al medioambiente, pero no para prevenir. Prevenir es justo lo que hace falta para cumplir con todos los acuerdos suscritos con el mundo para el planeta; dinero para capturar el calor, dióxido de carbono o mejorar la eficiencia de sus plantas, pero ante esto deberán aumentar en un 40 a 50% del dinero actual, y deberá estar etiquetado para todo lo anterior.

Multiplicar incrementa una idea, adicionar a personas fortalece una causa. Sin adicionar primero, no se multiplicará un objetivo basado en una misión.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

El hidrógeno verde, clave de Iberdrola para lograr una transición energética

25 años para que PEMEX pueda pagar su deuda

BMW construirá autos eléctricos en México