Arabia Saudita, el México del futuro

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Arabia Saudita en una zona difícil, y México en una zona fácil para intercambios comerciales.

Los datos pueden ser acomodados, y sobre todo poner en un papel para demostrar algo o a alguien, un mensaje, pero no está ligado a una realidad de las personas en su vida y hogares.

Autor: Ramses Pech – Grupo Caraiva – Grupo Pech Arquitectos

En México el salario promedio nacional de la PEA, ha disminuido en las últimas dos décadas. Al realizar un análisis, por medio de deflactar, y tomando como referencia, el valor del dinero en junio de 2023, podemos afirmar una persona en el 2000, ganaba 1,000 pesos arriba del actual[1].

Una cosa está clara, las personas no compran gasolina, y van al supermercado y cambian por comida, o llegan a su casa, y comen combustibles. Las personas tienen que alimentar. Hoy, en las zonas urbanas y metropolitanas, una sola persona en una familia, puede sustentar al hogar. La sociedad está perdiendo oportunidades del poder crecer económicamente, y con conocimiento.

Es importante que en México, debe ir pensando en dejar a un lado las grandezas de sueños, no consolidados, derivados de una simulación por haber firmado un tratado económico con estados Unidos e Canadá, debido a que solo pasamos a ser, una economía agrícola a una de servicios y manufactura, pero esta última con un salario por debajo de lo esperado.

Nuestro presupuesto está basado entre ochocientos mil millones de pesos a más de un billón, a que PEMEX, recaude dentro de la ley de ingresos. Es el tiempo el dejar en construir planes, ligados a una presentación, y empezar a aterrizar a la realidad de las personas, y que al fin acabo, crean el mercado de consumo. Al no tener una percepción económica que permita tener accesos alguna mercancía, tecnología o conocimiento, este tiene que ser exportado, y solo quedara a lo que la gente puede tener acceso. Esto en México, debe cambiar ya.

Arabia Saudita, un país en una región altamente conflictiva, entre cuestiones bélicas y comerciales. Está en una región en que el petróleo abunda, y es punto intermedio para el poder enviar a Europa, Asia y algunas regiones del continente americano. Pero este país, está presentando un problema de seguridad presupuestal en el mediano plazo, ante los cambios que podrían ocurrir en el mundo, ante un cambio del cómo utilizar a la energía primaria para ser convertida en transportadora de energía.

Este país tiene un total de población de alrededor de 37 millones de personas, y 18 millones de personas dentro de la PEA (la mitad de la población activa está empleada en el sector público, lo que supone un gasto del 45 % del presupuesto estatal), ganando un salario en promedio de alrededor de 1,100 dólares mensuales, y el PIB per cápita es de 1,950 dólares[2]. Es la economía número 19, referenciando a su producto interno bruto.

Actualmente, esta economía influye al mundo. Pero dependen de los ingresos relacionados con la exportación de petróleo crudo, gas natural y petrolíferos. Estos representarán alrededor del 60 % de los ingresos presupuestarios totales del 2023 a 2024 (aunque por debajo del 90 % de hace 10 años) y el PIB petrolero representará el 30 % del PIB nominal. Por lo tanto, Arabia Saudita, necesita precios del petróleo por arriba de 80 dólares para equilibrar el presupuesto, y reducir el déficit.

El déficit del gobierno de Arabia Saudita aumentó en un 80 % desde el primer trimestre a 1.4 mil millones de dólares al segundo trimestre de 2023, debido al aumento del gasto en beneficios sociales y gastos de capital. Pero de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), espera que el PIB este alrededor del 1.9% e incremente a 2.8% para el 2024, siendo que las principales economías esperan contraigan.

Este país, ante la creciente incertidumbre del precio del barril de crudo, y ante su alta dependencia a este, limitaría el estar en el mercado mundial en el mediano plazo, y ante este hecho ha empezado a sacar, poco a poco a los ingresos petroleros. En 2023, los ingresos del gobierno aumentaron, impulsados ​​principalmente por mayores ingresos no petroleros, pero Los recortes de petróleo y la caída de los precios ralentizan la economía de Arabia Saudita. El progreso ha sido lento y la economía sigue dependiendo en gran medida de la energía. El petróleo y productos estrechamente relacionados, como productos químicos y plásticos, representaron alrededor del 90 % de las exportaciones el año pasado.

Ante esta situación de codependencia al petróleo, la nación, para su presupuesto, han creado “La Visión 2030 en Arabia Saudita”. La cual indica el escenario por el descenso de las reservas petroleras, y que a su vez podría causar una caída de los ingresos estatales de Arabia Saudita.

El cambio del dejar a la parte petrolera estará centrado en:

El desarrollo económico en actividades no petroleras se orienta hacia el desarrollo urbano, la actividad industrial y comercial y el sector turístico. Adicionando a las energías renovables, las cuales se hallan en una fase incipiente, y es posible que Arabia Saudí, concentre su esfuerzo inversión en el desarrollo de los métodos para capturar y almacenar CO₂, sin dejar a la industria de hidrocarburos. Además, este previendo que los fabricantes internacionales, puedan establecer, las futuras plantas siderúrgicas, convirtiendo al país,  en ser una de las principales proveedoras de acero  en los sectores automovilístico, aeronáutico o naval.

La industria de la construcción crecerá considerablemente en los próximos años, debido a los grandes proyectos de desarrollo urbano, turístico y de infraestructuras, y esto conllevará a electrificar al país con energías que no contaminen, pero ARAMCO (paga alrededor de 150,000 millones de dólares de derechos e impuestos[3]), no van a detener su actividad, pues resultan determinantes para los ingresos estatales saudíes en las próximas tres décadas.

La parte no petrolera, espera, crezca en forma analizada entre un 4 a 6%, y en el 2050 a 2060 dejen de depender del petróleo.

México, estamos viendo a un país que depende del petróleo, y que está dentro de su presupuesto, a esta variable. La cual, no es controlada en su totalidad por Arabia Saudita (Miembro principal de la OPEP). México existe un plan coordinado o que pensamos hacer, ante el cambio que muchos países, y que están por eliminar al precio del barril dentro de sus ingresos. Apostando a la despetrolización total, pero esta no será rápida para este país, pero en México sí puede serlo.

Tenemos al país de mayor consumo de mercancías, y una logística de bajo costo, además de tener un tratado actual, que permite una mayor exportación, y entonces porque el miedo de hacer una reforma fiscal, cuando tendremos a nuevas empresas en nuestro país, incremento de empleos, y posiblemente una mejora salario a cada una de las personas que intervengan en el nearshoring.

Es tiempo de sacar ya a PEMEX de la ley de ingresos, no hacerlo, estamos destinados a seguir, como estamos, un país del casi podemos lograr el influir en el mundo económico, financiero y manufacturero al tener nuestras propias tecnologías.


[1] https://twitter.com/economiaoil/status/1687574030726086657?s=20

[2] https://ceoworld.biz/2023/08/06/richest-countries-in-the-world-by-gdp-per-capita-in-2023/

[3] https://twitter.com/economiaoil/status/1687574030726086657?s=20

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Empoderando a Mujeres: Liderazgo y Transformación en el Seminario sobre Instituciones, Políticas Públicas y Desarrollo del Sector Energético

Fundación Sempra Infraestructura y Cruz Roja Mexicana conmemoran 9 años de colaboración en el Plan Invernal

La Evolución del Regulador