Aumento de los precios de la energía

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Los precios del petróleo, calculados en referencia al crudo West Texas Intermediate (WTI), se han recuperado desde un mínimo inducido por el COVID de $32 el barril a casi $80 por barril. Más recientemente, el aumento de 27% desde mediados de agosto ha despertado algunas preocupaciones. ¿Va esta reciente alza a empezar a actuar como un obstáculo para los mercados? ¿Deberán estar atentos los inversionistas?

A continuación, presento unas cuantas reflexiones en torno al aumento en el petróleo. El impacto en los mercados puede llegar vía tres canales:  inflación más alta, menos ingresos disponibles y márgenes de ganancia disponibles. En el frente inflacionario, es importante distinguir entre el impulso de la demanda vs oferta. El impulse de la demanda puede ser directamente abordado a través de la política monetaria administrada por los bancos centrales. La economía se está sobrecalentando. La demanda impulsa la necesidad de petróleo y así impulsa a los precios al alza. Subir las tasas de interés y enfriar la demanda. Así de simple. Pero en este caso, estamos viendo más como las disrupciones de la oferta elevan los precios. Factores relacionados con el COVID han dañado a la fuerza laboral que se requiere para ayudar a llevar al petróleo al mercado. Esto en conjunto con una falta de inversión como resultado de la regulación y el giro hacia la inversión ESG y simplemente no se ha logrado seguir el paso del Capex y el factor de la producción de la ecuación. Todos estos temas se incluyen en las preocupaciones relacionadas con las restricciones a la oferta tales que no pueden ser fácilmente abordados a través de una reacción de la política monetaria y alzas a las tasas de interés. En una economía como la de EEUU donde el consumo representa casi el 70% del PIB,  el golpe al bolsillo del consumidor podría muy fácilmente empezar a deteriorar las ventas al detalle. Con el tradicional gasto del consumidor de más dinero en gasolina y menos en ropa y restaurantes, es sencillo ver como un efecto en cascada de un consumo más lento pudiera afectar la perspectiva de crecimiento y ganancias. Pero esta lógica necesita cierta actualización ya que el escenario actual del sector energía no es el mismo que el anterior. Por ejemplo, en EEUU, simplemente hay menor gasto en energía y en bienes derivados de la energía. El gasto en gasolina y otros bienes relacionados, por ejemplo, ha caído a solo 2.35% del gasto total. Este ha disminuido desde el 6+% que vimos a finales de los 70s y principios de los 80s.      

Fuente:  Bloomberg, Energy Information Administration. EEUU

El gasto en gasolina y bienes relacionados con el energía simplemente se está reduciendo a una porción menor de nuestra canasta de consumo estos días. Pero los precios de la energía importan. ¿Por Qué? Porque influencian bastante las expectativas inflacionarias. Los consumidores están atentos a lo que gastan cada semana para llenar el tanque y a cuanto pagan por su despensa.

Así que mientras que pudieran estar gastando menos en gasolina cada semana con respecto a su gasto total, estamos pendientes de cualquier cambio. Y estos cambios se filtran en nuestras expectativas para los niveles de precios a futuro. Las expectativas de inflación están muy relacionadas con estos dos insumos por lo que vale la pena estar pendientes. Si las expectativas de inflación se alteran en consecuencia, entonces quienes deciden las políticas deberán enfrentar un reto y estas expectativas tienden a impactar a la economía real en general.

La intensidad de la energía se define como la cantidad de energía usada para generar un cierto nivel de producción. La intensidad de la energía como un todo ha ido declinando constantemente durante años también.  A la vez que las economías continúan avanzando y ajustándose al alza, las eficiencias económicas empiezan a aparecer al igual que el giro hacia fuentes alternativas de energía.

La gráfica a continuación refleja este giro ya que la economía estadounidense continua usando menos y menos energía para cada unidad de producción calculada en relación con el PIB real.

El punto a destacar es que simplemente estamos menos expuestos a precios de la energía más altos porque las economías globales han aprendido a hacer más con menos.  

Por último, los precios más altos de la energía podrían fácilmente empezar a erosionar los márgenes de ganancias. Con el alza de los costos de los insumos, y parte de esto impulsado por costos más sólidos de la energía, el tema de quien absorberá al final estos costos más elevados sigue siendo crucial. Las empresas pueden optar por trasladar estos costos de los insumos más altos a sus consumidores, pero esto los deja en riesgo de que los consumidores busquen precios más bajos o bienes diferentes en otra parte. Si las compañías eligen absorber estos costos más altos, la compresión del margen resultante sufrirá un golpe en su base. A la vez que las ganancias se suavizan ante este contexto, los precios de las acciones probablemente harán lo mismo. Notamos que estos impactos constituyen casos individuales y hemos presenciado una mejora impresionante en los márgenes de ganancias post-COVID ya que las compañías aprendieron a hacer más con menos durante la pandemia. Estas ganancias en Eficiencia acumuladas durante este tiempo llegaron para quedarse, dejando cierta capacidad para que las firmas absorban costos más altos sin enfrentar un impacto significantico en sus ganancias operativas en relación con niveles pre-COVID.

En resumen, la intensidad de la energía ha caído marcadamente a lo largo de los años. Y el gasto del consumidor es cada vez menor con respecto a su ingreso disponible para gasolina. Estas ganancias han cambiado la jugada para el alza en los precios de los energéticos. El marco de referencia para analizar los impactos en la economía del aumento en los precios de la energía debe actualizarse. Esto no es la preocupación anterior por la energía. El aumento de los precios del petróleo probablemente tendrá un menor impacto de lo que muchos esperan.

Últimas noticias

Desafíos y soluciones para técnicos uso de información y envío a la mexicana repositorio de datos (cnih)

Inaugura ACCIONA tres plantas fotovoltaicas en Chile que aportan 300 MW de energía limpia

¡AMPES regresa con EXPOGAS!