Captación de agua de lluvia, solución ante sequía provocada por el cambio climático

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

●  México se encuentra con escasez de agua en el 81% del territorio nacional.

●  En la Ciudad de México, se registra una precipitación media anual de 682 mil metros cúbicos, pero al menos el 72% se evapora.

● De acuerdo con The Climate Reality Project América Latina es fundamental que los gobiernos, empresas y ciudadanos tomen medidas urgentes para cuidar el agua y evitar que más países enfrenten su escasez. 

En las últimas semanas, la temporada de lluvias y huracanes han ocasionado precipitaciones intensas en diversas partes del país, no obstante, México experimenta escasez de agua en el 81% del territorio nacional, según datos de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) esto se debe a que el cambio climático altera las precipitaciones en la región. El mismo calor que evapora el agua de los océanos ocasionando lluvias intensas, extrae el agua del suelo y causa sequías cada vez más profundas. Tan sólo abril de 2022 fue el mes más caliente y lluvioso en la historia moderna, según la Secretaría de Medio Ambiente y CONAGUA.

En México, la temporada de lluvias inició a mediados de mayo y se pronostica que junio será el mes con mayores precipitaciones y chubascos; también se espera que las lluvias ayuden a llenar las presas en las diferentes regiones del país como sucedió en 2021, cuando las lluvias lograron mantener el nivel de algunas presas de México, sobre todo en la región del oeste y noroeste del país según informó CONAGUA. Sin embargo, las altas temperaturas ocasionadas por el cambio climático, además de la alta demanda de agua, la mala distribución y las fugas que no se atienden han agravado la sequía. Prueba de ello, es que México es uno de los 25 países con mayor estrés hídrico según el Instituto de Estudios Mundiales.

Ante la crisis climática e hídrica que enfrentamos, para The Climate Reality Project América Latina es imprescindible que se tomen medidas urgentes a nivel internacional, como las que se abordaron en la COP 15 sobre Desertificación, como restaurar mil millones de hectáreas de tierras degradadas de aquí a 2030; aumentar los preparativos, respuesta y la resiliencia ante la sequía, preparar el uso de la tierra contra los impactos del cambio climático; afrontar los riesgos de catástrofe, como las tormentas de arena y polvo; abordar la desertificación y la degradación de la tierra como causantes de la migración forzada y el desplazamiento; fortalecer los derechos sobre la tierra y la igualdad de género como factores importantes para la recuperación efectiva de la tierra; promover empleos decentes en la tierra para los jóvenes y reforzar la participación de los jóvenes en la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación.

Asimismo, es fundamental que los gobiernos, empresas y ciudadanos tomen medidas urgentes para cuidar el agua y evitar que más países enfrenten su escasez. Otra solución que como ciudadanos podemos implementar, es la captación de agua de lluvia, una solución sustentable que recolecta, almacena y trata el agua. Uno de los principales beneficios de esta práctica es el ahorro de agua potable, debido a que disminuye la demanda. Al reutilizar el agua de lluvia para actividades básicas como limpieza, WC y de uso doméstico –además del bajo consumo de energía– no requiere de explotación de recursos naturales. En el caso concreto de la Ciudad de México, se registra una precipitación media anual de 682 mil metros cúbicos, pero por lo menos el 72% se evapora, de acuerdo con datos recientes. Por lo que, una buena gestión y almacenamiento del agua contribuiría significativamente a disminuir la problemática que se vive en el país.

Es imprescindible que todos los actores de la sociedad tomen medidas para aprovechar al máximo el vital líquido a nuestro favor y del medio ambiente. Prueba de ello, es el caso de éxito del cerro Kukundicata en Michoacán que instaló un sistema de captación de agua de lluvia más grande de América Latina, que aprovecha los más de mil litros por metro cuadrado de agua que caen en la región cada año. Este sistema de captación de agua, tiene la capacidad de contener hasta 20 millones de litros de agua y cuenta con un área de dos mil metros cuadrados, el agua de lluvia es almacenada y tratada en cisternas para finalmente ser distribuida en edificios públicos, escuelas y casas.

Sin duda, el gobierno y las empresas son piezas clave para hacerle frente a la situación actual, es importante que sean conscientes de que todas las acciones que implementen desde hoy influyen en la disponibilidad del agua en el futuro. Está en sus manos implementar las tecnologías disponibles a través de sistemas de captación de agua de lluvia, aprovechamiento de las aguas residuales, sistemas de riego, gestión correcta y equitativa del agua, contribuyen a aminorar el estrés hídrico que enfrenta la región.

Finalmente, en lo individual también podemos contribuir al cuidado del agua y del medio ambiente, por ello, The Climate Reality Project América Latina te recomienda recolectar agua de lluvia, atender las fugas de agua, evitar su desperdicio, tomar duchas de máximo 5 minutos, lavar la ropa con jabones biodegradables de forma que esa agua se pueda reutilizar. La escasez del agua afecta a más del 40% de la población mundial y se prevé que este porcentaje aumente, según la ONU.

Estamos en un punto de inflexión como humanidad, todavía podemos hacerle frente a la falta de agua y a mitigar los efectos del cambio climático. Para conocer más sobre el cuidado del agua, cambio climático y soluciones para hacerle frente a la mayor amenaza que enfrentamos como humanidad, sigue a The Climate Reality Project América Latina en  @ClimateLatino en Facebook, Twitter e Instagram.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Lentitud para permisos ‘ahorca’ a gasolineros

Producción de los contratos de hidrocarburos alcanza los 101 mil barriles diarios

Captación de agua de lluvia, solución ante sequía provocada por el cambio climático