Cierre de refinerías, base en política energética de Máynez

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Por Isabel Martínez Olaya

La transición hacia una política energética totalmente verde es lo que propone el candidato de Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Máynez, quien se ha declarado en contra de las refinerías y sí a favor del cierre de éstas durante su administración, de ganar la contienda electoral el próximo 2 de junio.

Para realizar el proyecto energético del aspirante naranja, se llevó a cabo un examen minucioso, gracias al cual se definió que la mejor alternativa es el proceso de transición, después de valorar que la antigua política energética conlleva a serios problemas de salud, según declaró en una entrevista Laura Ballesteros, coordinadora de campaña de Álvarez Máynez.

En contraste, el candidato a la Presidencia de MC propone la construcción de por lo menos 10 plantas generadoras de electricidad a partir de residuos sólidos.

Asimismo, apuesta por la electromovilidad, sobre todo en lo que se refiere a transporte público, transformándolo en su totalidad a eléctrico. “No hay manera de recaudar más y de hacer progresividad en el mundo de hoy que sin impuestos verdes y una redistribución del gasto orientada al transporte público, movilidad no motorizada”, destacó el aspirante naranja.

Eliminación de fuentes contaminantes

El primer paso de la política energética del candidato de Movimiento Ciudadano es, como lo ha mencionado en reiteradas ocasiones, la clausura de las refinerías, acción que se llevaría a cabo de manera paulatina, empezando por Cadereyta, al ser una de las más obsoletas y con mayor índice de contaminantes. 

“En nuestro gobierno sí se van a cerrar las refinerías. Mencioné la de Tula y la de Cadereyta, creo que ambas se tienen que cerrar en el primer año de gobierno”, reviró el aspirante naranja ante las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, de que las refinerías no contaminan.

Además, en un video que el candidato fosfo-fosfo difundió en sus redes sociales, señala las consecuencias que puede traer a la salud el seguir apostándole a las refinerías: “¿Cuánto cuesta que nuestros hijos respiren carbón, combustóleo? ¿Cuánto cuesta que tus hijos respiren veneno? Hay que cambiar, transitar hacia las energías limpias y renovables”.

En el mismo contexto, Laura Ballesteros ha mencionado en diversas ocasiones que el motivo de centrar la política energética en el cierre de las refinerías, se debe a que éstas son fuente de gases como el metano, de acuerdo con estudios del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA).

A su vez, el metano es un gas de efecto invernadero que perjudica la calidad del aire y, en consecuencia, la salud humana. Los especialistas lo consideran como una de las causantes de la crisis climática que se vive en estos tiempos.

Por la razón anterior, la coordinadora de campaña del candidato presidencial criticó la pasividad del gobierno frente a un serio problema que repercute en el bienestar de las personas, al decir que, de haber actuado desde un principio en la clausura de las refinerías, el proceso de transformación estaría avanzado y no con un retraso de 10 años; en cambio, se construyó la de Dos Bocas en Tabasco.

Del mismo modo, para Movimiento Ciudadano, el cierre de refinerías no representa una violación a la soberanía energética, porque habría mayor importación de hidrocarburos y las dos empresas del Estado, Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), transformarían su modelo de negocio.

Fondo para líneas de transmisión e incremento de infraestructura

El segundo eje de la política energética de Álvarez Máynez es una continuidad de lo que los senadores naranja realizan actualmente desde sus trincheras: proponer la creación de un fondo inicial de 90 mil millones de pesos destinados a las líneas de transmisión y, de esta manera, atender las necesidades de los mercados eólicos y solares.

La idea es que, en el mediano plazo, el fondo esté subsidiado tanto por la inversión pública como por la privada, y así tener una nueva matriz energética mexicana.

Cambio en modelo de negocios

Lo que propone Álvarez Máynez es que Pemex y CFE se abran a la inversión privada y así cambiar su modelo de negocios, enfocándose al hidrógeno verde, eólico, tal como está sucediendo en otras partes del mundo, que le apuestan a las energías renovables y la electricidad limpia.

Para conseguir este fin, se precisa de la aportación privada, dado que se requiere de tecnología nueva; sin embargo, la gestoría seguiría en manos del sector público.

Laura Ballesteros insistió en que esta iniciativa no afecta la soberanía de las empresas públicas, puesto que el Estado seguirá con el control de la energía. En cambio, condenar a Pemex con sus operaciones tradicionales lo hunde, cada vez más, en una difícil situación financiera, al destinar la mayor parte de su presupuesto a su abultada deuda, misma que lo podría conducir a una eventual quiebra.

Una solución paralela sería que Pemex accediera al mercado de bonos verdes y, con ello se abriría a nuevas vías de financiamiento; además, sería el inicio de una transformación hacia operaciones más sostenibles.

Durante una visita que Álvarez Máynez realizó a la Universidad Regiomontana, fue contundente al señalar que las inversiones en los estados tienen éxito cuando se acompañan por el gobierno de la república, no como sucede en Nuevo León, donde “tiene que competir contra políticas obsoletas del gobierno federal que impiden la llegada de inversiones. ¿Qué necesitan las empresas? Energía, y no la hay en México”.

El Sur, zona prioritaria de energía

En la historia moderna de nuestro país, el Sur ha sobresalido por los índices de pobreza y marginación, sobre todo en Chiapas, Oaxaca y Guerrero, de ahí que el proyecto energético de Álvarez Máynez se centre en esta región.

Dos serían los objetivos para fijar la política sustentable en el Sur: en primer término, beneficiarlo con la mayor accesibilidad a la energía, más aún en las áreas desfavorecidas. En segundo lugar, contribuir al desarrollo económico y social de la zona.

Transición a una política energética verde y un modelo de negocio distinto para Pemex y CFE, así es el panorama que Jorge Álvarez Máynez plantea para el futuro de uno de los sectores más importantes y trascendentes del país.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

EE.UU. y Canadá actualizan tratado para mejorar generación hidroeléctrica

Donald Trump

Donald Trump sufre atentado en Pensilvania y resulta herido

Hackean AT&T: roban registros de casi todos sus clientes