Coberturas necesarias

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Lockton se define como “un administrador integral de riesgos excepcionalmente independiente, operando sin la presión trimestral del mercado financiero”, operan de manera exitosa en el sector energético en donde lo mismo tienen un gran expertise en hidrocarburos como en todo el espectro de renovables, respaldado por el análisis de sus expertos.

El interés de Lockton radica en especializarnos en industrias complejas dentro de las cuales energía es una de ellas y como tal contamos con una práctica global llamada Lockton Global Energy que se enfoca en atender requerimientos de todo el abanico de posibilidades energéticas”, comparte Mario Ortiz, Director de Daños de Lockton en México.

Lo que tocan en Lockton es “el hidrocarburo tradicional, todo lo que llamamos petróleo y gas y toda la parte que es generación de electricidad que puede ser convencional, hidroeléctrica, puede ser renovables, pasando por el
tema de eólicos y solares”.

De ahí radica el interés en traer este expertise global, “tenemos un equipo de cerca de 300 especialistas en todo el mundo repartidos en 35 países donde accedemos al mercado internacional y contamos con la independencia y la capacidad para enfocarnos en los requerimientos de las empresas que trabajan en México para traerles todo este expertise global que tenemos como Lockton para poder diseñar una estrategia de riesgos ad hoc a sus actividades”.

En estos días México está especialmente sensibilizado por los daños devastadores que puede causar un huracán en cualquier tipo de infraestructura, llevamos años conscientes de los sismos, pero Lockton tiene en el radar “todos los riesgos, como el caso de los congelamientos de ductos en Texas de hace un par de años, son eventualidades que son eventos como un huracán, heladas, granizo, terremotos, todos entran en el alcance de las coberturas que nosotros podemos ayudar a nuestros clientes a colocar”.

Así como a nivel particular los seguros tienen muy poca penetración (a nivel seguros de vida y de hogar, por mencionar algunos”, Mario comenta que “en México hay una cultura muy amplia en la parte de prevención, principalmente a partir del año 2015 que se creó la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) para la parte de hidrocarburos”.

Con esta institución se creó el marco regulatorio que establece los requerimientos mínimos de aseguramiento para las actividades relacionadas con hidrocarburos, “de ahí parte de la consciencia es tener el cumplimiento regulatorio para tener contar con las coberturas que pueden afectar, principalmente a terceros en sus bienes, personas o bien en la parte ambiental y por el tamaño y relevancia de las actividades energéticas, si vemos que las compañías -hablando de empresas que se dedican a administración de ductos, de almacenamiento, de refinamiento, si tienen una consciencia del impacto que puede tener un evento súbito imprevisto en sus actividades y es importante que adquieran el seguro”.

El malo de la película

Deepwater Horizon (2016), I’m Charly Walker (2022), Louisiana Story (1948) Tóxico, Texaco, Tóxico (2007) Saving Pelican 895 (2011) son solo un puñado de películas que tratan de los grandes daños causados a la sociedad y naturaleza por el sector hidrocarburos.

Para las empresas energéticas detrás de cada una de esas historias, hay una narrativa de desprestigio, pero un daño tanto a terceros como a su misma infraestructura. En esos últimos dos Lockton puede estar involucrado 100%

“No todos los riesgos son del todo asegurables, pero sí podemos ayudar a que cada una de las empresas pueda tener una estrategia de riesgos determinada dentro de la cual el seguro puede formar una parte del total”.

Lockton se encuentra “en toda la cadena de hidrocarburos desde la parte de upstream que es la explotación de los hidrocarburos, ya sea en tierra o mar, toda la operación relacionada con las actividades ya sea de empresas contratistas o de empresas productoras o que exploten el hidrocarburo; el proceso también de la distribución del mismo, puede ser distribución, transporte del hidrocarburo o el gas que puede ser gas lp o natural, y también el almacenamiento, también tiene sus riesgos y sus características”.

También participan en la parte de transformación del hidrocarburo “nosotros podemos entrar en toda esa cadena tanto de las pérdidas que pueda sufrir la empresa per se en sus actividades cotidianas o ante una eventualidad sùbita imprevista como también los daños que pueda causar a terceros, que es algo también muy importante tomar en cuenta en cuál es la exposición que cada una de las partes del proceso integral de todo lo que compone la fórmula energética por llamarle de alguna manera en el sector de hidrocarburos”.

El equipo

Si bien hablamos con Mario de grandes instalaciones petroleras o enormes campos con generadores eólicos, de maquinarias complejas, muchas veces únicas en su tipo, al final, en el punto más delicado de su
labor, todo recae en el equipo humano y su talento.

“En principio, hablando globalmente somos ente que ha estado en la industria, nos gusta hablar del negocio de los clientes, y alguno de nosotros hemos tenido experiencia en empresas energéticas, yo tuve oportunidad de trabajar en Pemex unos años. Hoy estoy de este lado, en la parte de la consultoría brindando ese apoyo a las empresas que muchas trabajan”.

Muchas empresas proveen servicios a la gigantesca que es Pemex, o bien son comercializadores del producto que viene de la petrolera, “diría que de ahí venimos algunos y eso nos permite tener un entendimiento de industria por la cercanía que llegamos a tener y lo mismo ocurre con otros colegas de otros lados, que han tenido oportunidad de estar también de cerca en las empresas energéticas”.

¿Dónde están los riesgos?

Como lo mencionó anteriormente, los riesgos que tienen las empresas de este sector, se dividen en dos: “los daños que pueden sufrir los activos por eventualidades súbitas imprevistas y la otra es todos los daños que la empresa per se le pueda causar a terceros”.

Obviamente hay riesgos intrínsecos en la parte de logística, “pero una parte tiene que ver el daño propio, el daño que sufra la empresa por alguna eventualidad, un incendio, una explosión, una cuestión de ese tipo y otra los daños que puedan sufrir los terceros como consecuencia de las actividades de las operaciones cotidianas de la
empresa energética”.

La similitud en el sector de renovables “es que los riesgos pueden también sufrirse en los fierros, por llamarlo así, de los equipos que estén instalándose para la parte de renovable que finalmente son activos que están susceptibles a sufrir alguna pérdida, y esas actividades también posiblemente debido a una menor exposición pueden llegar a
causarle daños también a terceros (…) Son riesgos nuevos, más recientes que todo el tema de hidro-
carburos que tiene más de un siglo”.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

La Evolución del Regulador

Escuelas solares: Inversión para el desarrollo energético sustentable.

La metamorfosis de la deuda pública de México