Cogeneración, la apuesta por generación de energía más limpia y rentable

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

La cogeneración, es el proceso de producción que combina energía eléctrica (y/o mecánica) y calor, este proceso se realiza al aprovechar una única fuente de energía primaria, que puede ser gas natural, gases especiales, biogás, biometano o hidrógeno, sus ventajas son múltiples, es la mejor opción para generar energía más limpia y reducir la huella de carbono.
 
¿Cómo funciona y dónde se utiliza?
 
Para conformar un proyecto de cogeneración, se puede variar de configuración dependiendo del gas utilizado como combustible.
 
Por ejemplo, en el caso del biogás, un cogenerador consta de dos partes: la parte de la digestión anaeróbica, donde tiene lugar la propia producción de biogás (constituida por uno o varios digestores), y la parte de transformación del biogás en energía, es decir, la propia planta de cogeneración.
 
En el caso del gas natural, en cambio, no se necesitan otras tecnologías abajo de la planta de cogeneración, ya que el gas se toma directamente de la red nacional.
 
Beneficios
 
Independientemente del tipo de gas utilizado, las plantas de cogeneración generalmente consisten en un motor de ocho tiempos, que produce energía mecánica y la transmite a un alternador para generar electricidad, que puede transformarse en baja o media tensión.
 
La recuperación de calor se produce en dos frentes: del agua de refrigeración del motor, a través de un intercambiador de placas que permite obtener agua a alta temperatura, y de los gases de escape que, al estar cerca de los 400 grados centígrados, pueden aprovecharse para producir agua caliente, agua sobrecalentada, vapor o aceite diatérmico a través de una caldera en lugar de utilizarse tal como están en el proceso de producción.
 
La cogeneración garantiza ahorros para sectores industriales, terciarios y de servicios en los que existen demandas intensivas de energía, caracterizadas por un alto consumo de electricidad y calor, que producen materiales residuales que pueden aprovecharse.
 
Otras ventajas son, ahorros en facturas energéticas, disminución de la huella de carbono, y racionalización del uso del combustible de partida,
 
Una planta de cogeneración es una opción más eficiente desde el punto de vista energético que la producción separada de electricidad y calor, gracias a la cogeneración, el calor residual se aprovecha y se utiliza para calefacción u otros usos.
 
Un sistema de cogeneración permite utilizar los residuos materiales, y convertirlos en recursos aptos para la producción de energía renovable.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Avanza la movilidad: sistema de estacionamiento sin conductor aprobado en Alemania

MEOR inaugura parque industrial en Apodaca Nuevo León

El camino a la economía circular pasa por la electrificación