Consejo de crisis climática de la OEM: Tabasco quedará bajo el agua por el calentamiento global

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

El estado natal del presidente López Obrador, y con ello su refinería, será el primer gran afectado de no frenar el calentamiento global

A seis meses de que inicie operaciones, la refinería de Dos Bocas que se construye en el municipio de Paraíso, Tabasco, se inundó… por sexta ocasión. Y es casi un hecho que las escenas vistas el pasado 13 de enero –en donde el agua incluso rebasó los 40 centímetros en algunas zonas– vuelvan a repetirse.

El que tiro por viaje se encharque una de las obras emblemáticas del actual gobierno federal es apenas la punta del iceberg de un problema más grande: la tierra que vio nacer al presidente Andrés Manuel López Obrador será uno de los primeros territorios nacionales en ser alcanzados por la crisis climática y quedar bajo el agua, si es que nada revierte la situación.

“México es uno de los países donde la situación es más preocupante… estamos siendo víctimas de los primeros efectos de las catástrofes que no son naturales, que son provocadas por el desarrollo humano.

“Ahí está el ejemplo de Tabasco que cada vez más frecuente va a estar viviendo bajo el agua. Es de los primeros estados que, a raíz de esta emergencia y este colapso climático, va a desaparecer de la esfera mundial”, aseguró el activista ambiental Aurelién Guilabert durante su participación en la primera sesión del Consejo de Crisis Climática de la Organización Editorial Mexicana (OEM).

Su afirmación encuentra apoyo en investigaciones recientes. De acuerdo con la organización científica Climate Central, se avecinan tiempos críticos para el planeta en 2050, que sufrirá afectaciones derivadas de la subida del nivel del mar por el calentamiento global tres veces mayores a las previstas.PUBLICIDAD

En el caso de México, un mapa interactivo que acompaña al reporte deja ver impactos en las costas de estados que colindan tanto con el Océano Pacífico como con el Golfo de México, pero en el Edén mexicano los estragos serán mayores: aproximadamente un tercio de la entidad podría quedar permanentemente anegada.

“La situación es grave porque estamos siendo testigos, estamos viviendo el inicio de la sexta extinción masiva y esta sexta extinción es causa y obra en gran medida de las acciones de los seres humanos”, alertó Francisco Ayala, fundador del laboratorio biosocial Huerto Roma Verde, en el mismo foro.

Sandra Guzmán, gerente de financiamiento climático en la oficina de Londres de la Iniciativa de Política Climática (Climate Policy Initiative), coincidió en que México es uno de los países más vulnerables ante la crisis climática. “La realidad es que el cambio climático nos azota por todos lados: sequías, huracanes, el sargazo, los incendios, las migraciones, la pérdida de ecosistemas, la pérdida de fauna, de flora”.

Pero agregó que también nuestro país responsable de la tragedia, “por donde lo queramos ver”.

De acuerdo con la científica, que ha estudiado el fenómeno los últimos 16 años, de 21 economías en América Latina, la nuestra ocupa la primera posición en emisiones totales de dióxido de carbono por quema de combustibles fósiles y la segunda posición por emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI), “y eso nos responsabiliza”.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Lentitud para permisos ‘ahorca’ a gasolineros

Producción de los contratos de hidrocarburos alcanza los 101 mil barriles diarios

Captación de agua de lluvia, solución ante sequía provocada por el cambio climático