EE. UU. y México: una simbiosis energética

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Por Mikhail Smyshlyaev

Instituto IRTTEK

El comercio de energía entre Estados Unidos y México siempre ha estado a un nivel bastante alto. Según la Oficina del Censo de EE. UU., el comercio de energía representó el 12% del valor de todas las exportaciones estadounidenses a México y el 5% de todas las importaciones estadounidenses desde México en 2018. 

El petróleo crudo representa la mayor parte de las importaciones de energía a Estados Unidos desde México (promedio de 665,000 barriles por día en 2018). En 2018, el 9% del petróleo crudo importado a Estados Unidos llegó de México que fue superado solo por Canadá y Arabia Saudita. Las exportaciones de petróleo a Estados Unidos le llevaron a México 10 mil millones de dólares en 2017.

A su vez, Estados Unidos suministra productos derivados del petróleo a México. En 2018, México recibió más de 1.2 millones de barriles por día de productos derivados del petróleo de EE. UU. por un valor de más de 30 mil millones de dólares.

– La relación energética entre México y Estados Unidos está presente desde principios del siglo XX, de manera particular el sector del petróleo, – dice el profesor José Ignacio Martínez Cortes. – Es a partir de 1994 donde tiene un nuevo giro esta relación ya que en el entonces TLCAN en su capítulo VI referente a “Energía y Petroquímica Básica” se establecen las pautas para un moderno intercambio de comercio referente a este apartado.

– México es el segundo mercado de exportación de energía más grande de los Estados Unidos, y sigue siendo uno de los destinos más importantes para los exportadores de equipos, tecnologías y servicios relacionados con la energía. ¿Cómo se refleja este hecho en las relaciones entre ambos países?

Esta cooperación quedé respaldada en el apoyo que Estados Unidos brindó a México para cumplir con el compromiso con la OPEP.

De igual forma, la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) será una nueva protección para las inversiones extranjeras en materia de energía que se realicen en nuestro país. El T-MEC es una nueva oportunidad para generar una integración energética regional, que permita cubrir las necesidades del sector. México logró establecer en el capítulo 8° del Tratado un reconocimiento a la soberanía del país sobre los hidrocarburos.

– El Consejo de Negocios de Energía México–Estados Unidos se estableció en 2016 con el objetivo de desarrollar acciones que propicien y fortalezcan el comercio binacional del sector energético en ambos países. ¿Cuáles han sido los mayores logros de la cooperación, según usted?

Sin duda, los amplios recursos energéticos, proximidad geográfica e integración de cadenas productivas entre Estados Unidos, México y Canadá, han ayudado a fortalecer la seguridad energética de Norteamérica.

La cooperación energética de la región provocó la construcción de nuevos gasoductos transfronterizos, que suman 24 puntos de internación de gas natural, y la ampliación de la red de gasoductos nacional conocida como el SISTRANGAS, México importa alrededor del 65 por ciento del gas natural que consume de Estados Unidos. Lo que ha permitido bajar los costos de generación eléctrica y ayudado a atraer nuevas inversiones en el sector energético y manufacturero de México. El principal consumidor de este producto energético es la CFE ya que México genera el 65 por ciento de su electricidad a través de esta fuente de energía.

– Andrés Manuel López Obrador antes de que fuera elegido presidente había prometido recuperar la soberanía nacional, incluida la energética. ¿Eran promesas electorales para ganar votos? ¿O para México de verdad sería mejor ser independiente energéticamente de EE. UU.?

Durante la negociación del T-MEC estuvo en riesgo la soberanía energética de México. De hecho, en la primera versión del tratado en ciernes existía un capítulo sobre energía que quitaba la soberanía a México sobre el manejo de sus recursos, sin embargo, al oponerse la representación del gobierno electo, las negociaciones se suspendieron por dos semanas.

– Desde los años 70 el sector petrolero estadounidense ha intentado crear un bloque energético norteamericano (con la participación de Canadá, Estados Unidos y México). ¿Qué país ha tenido más beneficios de este bloque?

Los tres países se han beneficiado y es resultado de la cooperación energética de la región.

De hecho, a raíz del TLCAN se conformó un mercado energético de América del Norte, donde México modifica su marco regulatorio de inversión extranjera para dar cabida a la nueva relación energética.

Últimas noticias

Electromovilidad: La ruta que debe seguir ante el Covid-19

Predicciones de ciberseguridad Industrial para 2021 de acuerdo a Expertos de Tenable

Siemens México implementa un concepto holístico de ciberseguridad industrial contra un conjunto de amenazas potenciales