El tipo de cambio, antónimo de la inversión

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

En los últimos días hemos escuchado y comentado que el tipo de cambio ha bajado hasta alcanzar los 18 pesos por dólar. Sin embargo, tal noticia no debe ser de gran satisfacción, derivado de que gran parte de esta apreciación no deriva de un crecimiento económico real de la economía mexicana, sino que es el fruto de tener una mayor cantidad de divisas en dólares americanos, debido al incremento de remesas que han ingresado a nuestro país en los últimos 4 años.

Autor: Ramsés Pech – Grupo Caraiva – Grupo Pech Arquitectos

México ha perdido el foco económico, dejando a un lado los dineros que generan e incrementan la riqueza de un país, pasando a tener una derrama sustancial de divisas, que se convertirán en parásitos, y estancara a la economía mexicana. 

México se ha transformado en uno de los exportadores de mano de obra, una que no regresa. El dinero enviado por medio de las remesas es utilizado para la economía familiar, y no para generar empresas, negocios que puedan crear empleos, para poder obtener recaudación de ingresos por medio de los impuestos que generen.

Ante este tipo de cambio de hoy día observado, las personas que envían remesas, tienen que enviar 12 dólares más por cada 100 que mandaban antes (12%), para mantener la misma cantidad en pesos para el gasto familiar; esta cantidad aumentará a corto plaza, ante una inflación que no cede; y afectará de forma directa en un decremento en el flujo de efectivo de las personas migrantes, para sobrevivir en donde estén radicando fuera de México. 

Según datos de la CONEVAL, la canasta básica de alimentos en zonas rurales y urbanas registró un encarecimiento del 11%. Esto significa que las familias, de una remesa de 400 USD mensual en la parte rural, utilizaban el 21% del total recibido, y con el tipo de cambio actual, tienen que tomar un 2 a 4% más del dinero enviado. En las zonas urbanas, el incremento es mayor; entre un 3 a 5%. Debido a esto, hoy los migrantes deberán mandar más dólares para poder cubrir la canasta básica. La pregunta es si  estos migrantes habrán aumentado los dólares por hora, o tendrán que apretar más el cinturón para enviar a sus familias.

Por favor ya no manden más, porque al incrementar el volumen de remesas se está generando el tener una mayor cantidad de dólares circulando en la economía mexicana, creando una mayor especulación de oferta, derivado que todo el mundo está cambiando a pesos. La cuestión ahora es si el Banco de México tendrá que imprimir más monedas, y eso no es bueno ante una inflación que no cede, aunado a una tasa de interés que todavía no ha llegado al techo, esta última, incrementa para desinhibir al consumidor, pero si envían más remesas, la gente seguirá comprando y cambiando pesos a dólares, y el mercado no podrá ajustar en forma natural.

La  nueva inversión extranjera directa presentó una contracción de alrededor de 3,500 millones de dólares al cierre de este 2022 comparado con 2021; esto sin contabilizar la fusión de Televisa-Univision y la reestructura de Aeroméxico, cuyos peculios no fueron para crear un nuevo negocio o mayor número de empleos, fueron para sostener la presencia en el mercado.

Además, las inversiones entre las cuentas de las empresas, salieron alrededor de casi 3 mil millones de dólares, significando que las matrices de estas han decidió mantener el negocio tal como está en México, sin incrementar producción o presencia en sus mercados, ante una incertidumbre y incrementos de los insumos para su negocio, enviando el dinero a otras partes del mundo.

Otro dato para considerar, es que del total de la inversión extranjera directa, 52% proviene de dos países, EU y Canadá, socios comerciales de México, y hay un gran intercambio comercial al respecto. Al cierre del 2022, México presentó un déficit de la balanza comercial de alrededor de 26 mil millones de dólares, y haber dejado de exportar crudo podría haber llegado a los 58 mil millones. Si estos dos países no firman de nuevo en 2026, el TMEC, ¿cómo quedaremos?

Un déficit en la balanza comercial, una contracción de la IED, una inflación que no cede, una tasa de interés incrementando (sin techo definido), y una canasta básica en alimentos con incrementos; las divisas están ayudando a mantener al peso estable en forma momentánea, pero esto puede agravar, debido a que los migrantes tienen que mandar más dólares, y esto ocasionará una mayor cantidad de dólares circulando, por lo tanto, habrá una mayor oferta para poder cambiar a pesos. Alguien está observando esto.

Las divisas ayudan a mantener un flujo de monedas extranjeras circulando en el país, la exportación de crudo, genera estabilidad en el sector energético, y el turismo crea fuentes de empleo, empresas y en consecuencia ingresos al erario. Pero las divisas son usadas para el gasto de las familias, y no todos son usados para crear un negocio, sino que ayudan en un tiempo al sector de servicios y construcción, en un periodo de tiempo, dependiendo del gasto o necesidad a cubrir por cada familia, siendo no sostenido en toda la cadena de ciertos desarrollos económicos, creando ciclos atípicos, constantes.

Las remesas han crecido del 2018 a 2022, alrededor de un 72% de 33 a 50 mil millones de dólares, y la inversión extranjera directa no creció, pasando de 34 a 28 mil millones, contrayendo 17% (eliminando los 6,795 millones de la fusión y reestructura de empresas en 2022). ¿Qué prefiere una economía, remesas o inversión extranjera?

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Bali Express

Bali Express Services pionera en la implementación de camiones eléctricos en la frontera México-Estados Unidos

Avanzando hacia un futuro energético sostenible: Desafíos y oportunidades en México

Amoníaco: Importante en la transición energética

Amoníaco: importante en la transición energética