Energías renovables: ¿cuáles son sus cobeneficios en México y Latinoamérica?

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Redacción

La energías renovables, limpias e inagotables, están cada vez más valoradas en el mundo, pues además de que su desarrollo es uno de los ejes de acción centrales para disminuir las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI) y hacerle frente al cambio climático, trae consigo numerosos cobeneficios para las poblaciones, como una mejor acceso de la población a la energía, nuevas oportunidades económicas o una mejor salud,

Pero, ¿a qué se refiere un cobeneficio? Es al cumplimiento simultáneo de varios intereses u objetivos resultantes de una intervención de política pública, una inversión del sector privado o una combinación de ambas; y en el contexto de acción climática y la mitigación de las emisiones de carbono, este término se relaciona con los resultados positivos en otras áreas políticas, tales como la calidad del aire y la salud, la prosperidad económica o el uso eficiente de recursos.

A diferencia de los combustibles fósiles, fuentes convencionales de energía que se agotan y contaminan, las energías renovables no contaminan ni producen residuos perjudiciales para las personas y el medio ambiente. Al colocar a las energías renovables y la eficiencia energética en el centro de su suministro de electricidad, también se abren las puertas para el empleo orientado al futuro, nuevas fuentes de ingresos para comunidades locales y la liberación de recursos para la construcción y mantenimiento de escuelas y hospitales públicos, principalmente.

En el rubro laboral, por ejemplo, la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) estima que duplicar la cuota de energías renovables a nivel mundial hasta alcanzar el 36% en 2030, lo que supondría el aumento del empleo por más de 24 millones de personas en el sector (15 millones más que la cifra actual), tanto puestos directos (fabricantes de equipos, trabajadores de la construcción, desarrolladores, diseñadores, instaladores, etc.) como indirectos (en la agricultura, al expandir los sistemas de riego, en la ganadería y avicultura, con la instalación de establos electrificados, en el comercio y los servicios). Asimismo, la economía global crecería en 1.1% (1.3 billones de dólares, aproximadamente).

Las energías solar, hidráulica, eólica, mareomotriz, geotérmica, undimotriz, de biomasa y biogás y biodiésel, que pueden encontrarse en cualquier parte del planeta y permitir independencia energética, también son favorables para la economía principalmente porque representa reducción de las tarifas en los servicios de luz, agua y gas para la población.

Por otra parte, expertos coinciden que los cobeneficios -ambientales, económicos y sociales- de las energías renovables y de las medidas de ahorro energético pueden desempeñar un papel activo al conectar la transición energética de México con procesos clave y compromisos de desarrollo que el país ha determinado, además de impulsar el desarrollo de nuevas tecnologías de energía limpia y sostenible.

“México se ha embarcado en una transición para adoptar fuentes de energías limpias,
la cual será decisiva para reducir la huella climática del sector energético mexicano y para habilitar un amplio espectro de oportunidades sociales y económicas para el país. Construir un sistema energético con bajas emisiones en carbono, mientras se facilita una transición justa, hará de la acción climática un éxito para el planeta y para la gente de México”, señala el Informe de estudio co-beneficios México 2020, del proyecto Convergencia de la Política Energética y de Cambio Climático en México (CONECC).

Últimas noticias

Vigentes 105 permisos de SENER para importar petrolíferos

Oil and Gas Alliance celebra en el mes patrio el evento más importante en el sector energético Sesión B2B #Energía Mexicana

Cancela Pemex contratos millonarios con Vitol tras escándalos de corrupción