Estancan energías sucias a México

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Las políticas energéticas impulsadas por el Gobierno de México promueven el uso de energías no renovables, además, la Cuarta Transformación (4T) impulsa una preferencia indebida a Pemex y a la CFE con las iniciativas de reformas a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) y de Hidrocarburos (LH), ambas suspendidas por violar artículos constitucionales y no garantizar el derecho colectivo a un medio ambiente sano.

Por otra parte, el anuncio que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la compra de la refinería Deer Park a la empresa Shell, fue calificado como un retroceso más en las apuestas que han generado las autoridades en el sector energético, debido a que este complejo incluye una deuda que asciende a más de 980 millones de dólares.

Al respecto, mientras el gobierno defiende la adquisición como una “soberanía de combustibles”, que generará más empleos y producirá gasolina, la opinión pública y especialistas en el tema han señalado esta decisión como un “despilfarro” que acabará hundiendo más la economía nacional.

Cabe señalar que la empresa Shell accedió a la venta de Deer Park como parte de su transición a energías renovables y debido a que durante los últimos años había sido demandada por una operación deficiente y contaminación ambiental, pese a todo fue adquirida por el Gobierno.

CFE: apagones, y tarifas excesivas por un peor servicio

En este contexto, quienes más han resentido en sus bolsillos los aumentos de precios en el sector energético, son los consumidores, quienes siguen afectados con constantes apagones y precios elevados.

A inicios de mayo, en Mexicali, Baja California, el Frente Cívico Mexicalense (FCM) entregó un oficio solicitando una reunión urgente con autoridades de la CFE, por los recibos locos que llegaron en mayo, un mes después de que la empresa admitió que sí subiría sus precios.

Familias de ese estado, han reportado que sus recibos han llegado hasta tres veces más caros que en marzo, otro estado donde la población reportó un costo excesivo de la energía eléctrica fue Tabasco, donde en febrero, la población reportó que el aumento a los recibos llegó incluso en casas deshabitadas.

“En noviembre, durante la creciente le di refugio a unas personas por unos días en uno de los departamentos, llegó un recibo por 77 pesos y lo pagué, pero resulta que ahora volvió a llegar otro recibo de 228 y no hay ahí quien use la luz”, señaló la señora Marina Espinosa al Heraldo de ese estado.

En Hidalgo, Morelos, Quintana Roo, Guerrero, Sonora y Coahuila, se han reportado constantes fallas en el suministro de energía eléctrica durante abril y mayo, que afectan a la población con cortes al servicio de agua potable e incluso daños a la salud, porque muchas personas requieren de electricidad para terapias médicas o refrigerar medicamentos.

Mientras los países a nivel mundial apuestan por una transición a las energías limpias, México continúa estancado porque el gobierno sigue priorizando las energías con biocombustibles que son contaminantes y a largo plazo por redituables.

Por otro lado, desde Estados Unidos se advierte de un verano extremadamente caluroso que podría colapsar la demanda de energía en el sector eléctrico y ocasionar un apagón nacional como el que sucedió en diciembre pasado, sin embargo, hasta ahora la CFE no ha presentado ninguna estrategia al respecto.

Últimas noticias

Llega la Fórmula E a México, plataforma para la movilidad eléctrica

México, una oportunidad de largo plazo para refinadores norteamericanos: OPIS

Falso que se vayan a registrar apagones: MANUEL BARTLETT