Geely apuesta por los combustibles verdes

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

El Grupo Geely señala que los combustibles verdes como el metanol, serán vitales para lograr una neutralidad en carbono para 2050. Geely está llevando a cabo una fuerte inversión en investigación y desarrollo de metanol, para ayudar a reducir la mancha de carbono en el ambiente.

Retrospectiva sobre neutralidad de carbono

En 2020, más de 50 países de todo el mundo firmaron un acuerdo para alcanzar la neutralidad de carbono en 2050. El éxito de sus esfuerzos puede llegar a definir el siglo XXI e incluso el futuro de la vida en nuestro planeta.

Aunque es difícil llegar a un acuerdo sobre el mejor enfoque, está claro que explorar una variedad de opciones permite a países y organizaciones determinar rápidamente qué soluciones pueden ser las más valiosas.

En el mundo del automóvil, el consenso actual es que los vehículos eléctricos de batería son la mejor opción, ya que no emiten gases de escape y su huella de carbono a lo largo de su vida útil es aproximadamente un tercio menor que la de los vehículos convencionales con motor de combustión interna. Sin embargo, se prevé que la ampliación de la infraestructura y la cobertura universal de los coches eléctricos, aún tardarán un par de décadas más, por lo que se necesitarán soluciones provisionales para hacer frente a la urgente necesidad de actuar.

 ¿Cuáles son las opciones?

La idea de los “combustibles verdes” está ganando adeptos y uno de ellos es el metanol, en el que el Grupo Geely lleva invirtiendo mucho desde 2005. En su aplicación del metanol verde como combustible, la marca ha adoptado un enfoque holístico para considerar todo el ecosistema del combustible de metanol, desde la producción con métodos renovables hasta los casos de uso activo en toda China.

El trabajo de Geely con la producción de “metanol verde” nos remonta a 2015, cuando invirtieron en una empresa islandesa poco conocida, llamada Carbon Recycling International (CRI). Con sede en las afueras de Reikiavik, CRI había estado buscando formas de hacer un uso productivo del dióxido de carbono, elaborado naturalmente por la actividad volcánica de la isla.

Capturando el dióxido de carbono y combinándolo con hidrógeno, producido por electrólisis en la planta de CRI utilizando energía renovable, la empresa fue capaz de producir metanol verde como combustible, tomando un producto de desecho que entraría en la atmósfera por sí mismo y reutilizándolo.

El éxito de este programa impresionó a Geely lo suficiente como para llevar la tecnología a China, donde construyeron la primera planta de reciclaje de dióxido de carbono en metanol del país, en Anyang. Sin embargo, en lugar de utilizar la actividad volcánica para generar dióxido de carbono, Geely trató de abordar el problema más importante de las emisiones de carbono de la industria pesada, con el fin de evitar que entraran en la atmósfera en su origen.

La industria pesada es uno de los mayores contaminantes del planeta y, aunque se están haciendo muchos esfuerzos para reducir el impacto que los distintos métodos de producción tienen en el medio ambiente, algunas cosas no son fáciles de fabricar de forma limpia. Con la tecnología de captura de carbono, Geely puede tomar ese dióxido de carbono residual de la industria pesada antes de que entre en la atmósfera y reutilizarlo como un combustible diferente, de combustión más limpia, el metanol.

Esta es la razón por la que el metanol puede clasificarse como combustible “verde”. Dado que las emisiones de dióxido de carbono habrían entrado en la atmósfera de todos modos, son “gratuitas” para los vehículos que utilizan el metanol, lo que reduce aproximadamente a la mitad la cantidad que se habría producido de otro modo. Pero eso no es todo, porque el metanol también se quema de forma mucho más limpia que la gasolina, produciendo un 99% menos de óxidos de azufre, un 60% menos de óxidos de nitrógeno y un 75% menos de partículas.

Los resultados son impresionantes. Aunque los esfuerzos de los fabricantes de automóviles de todo el mundo por reducir la huella de carbono de sus vehículos han reducido las emisiones de CO2, la media europea por coche seguía siendo de 116.3 gramos por kilómetro en 2022. En cambio, el Geely Emgrand M100 no híbrido de la generación anterior, el sedán de Geely impulsado por metanol, emite sólo 46 gramos por kilómetro de CO2.

Resultados como estos son una de las razones principales de la decisión del gobierno local de Guiyang, de convertir la mayor parte de la flota de taxis de la ciudad a coches propulsados por metanol. Eso y unos costos de operación de sólo 0.4 centavos de dólar por km.

A partir de mayo de 2023, más del 90% de la flota de la ciudad funcionará con taxis propulsados por metanol, incluidas varias generaciones del Geely Emgrand. La ciudad ocupa la posición única de ser posiblemente el único ecosistema de metanol de China, lo que la convierte en el destino ideal para una flota tan grande. En los últimos 15 años, la flota propulsada por metanol ha acumulado más de 10,000 millones de kilómetros de uso, lo que ha permitido reducir la dependencia del petróleo de la ciudad en 8%.

Los esfuerzos de Geely con el Emgrand de metanol siguen evolucionando y la última versión, construida en la fábrica de la marca en Guiyang, acaba de entrar en servicio en la flota.

El nuevo modelo introduce por primera vez la tecnología híbrida, con el Emgrand M100 Hybrid capaz de funcionar con energía eléctrica pura a bajas velocidades y de utilizar tanto la energía eléctrica como la del metanol, cuando sea necesario para obtener una potencia combinada de 264 Hp. Además, el Emgrand funciona con un 100% de metanol y no con una mezcla de metanol y gasolina, como ocurre en algunos casos.

Así pues, aunque el metanol como combustible no es la única respuesta a los retos energéticos del planeta, no cabe duda de que puede desempeñar un papel prometedor. La flexibilidad demostrada, el éxito cuantificable y los auténticos casos de uso en el mundo real demostrados por las inversiones de Geely en Guiyang, son sólo una muestra del potencial de este combustible renovable, y aún queda mucho por hacer.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

La Evolución del Regulador

La metamorfosis de la deuda pública de México

El uso de IA en el almacenamiento energético