Japón se adelanta en la carrera hacia vehículos más sostenibles con su motor ‘BÓXER’

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

La carrera por desarrollar automóviles con mejor rendimiento y menor impacto ambiental ha comenzado, impulsada por la decisión del mercado europeo de prohibir la venta de vehículos contaminantes a partir de 2035. Japón, sin embargo, parece haber encontrado una solución innovadora con su motor ‘BÓXER’.

Mazda, Toyota y Subaru han adoptado este sistema de motor que combina gasolina y electricidad, aumentando así el rendimiento de los vehículos y reduciendo significativamente las emisiones de CO2. Este motor, también conocido como máquina térmica o “motor plano”, se distingue por el movimiento de sus pistones, que se desplazan hacia afuera y adentro al mismo tiempo, facilitando la fusión de combustibles.

Las marcas niponas han demostrado que la combustión interna puede ser más limpia. Sus modelos híbridos recientes, equipados con un nuevo sistema de propulsión a gasolina, emiten niveles de gases de efecto invernadero casi nulos. Japón está liderando el camino hacia un futuro donde la necesidad humana y el cuidado ambiental pueden coexistir de manera armoniosa.

Esta tecnología no solo representa un avance significativo en términos de sostenibilidad, sino que también muestra la capacidad de innovación de la industria automotriz japonesa. Al integrar de manera efectiva los sistemas de propulsión tradicionales y eléctricos, estas empresas han creado vehículos que no solo son eficientes, sino también accesibles para el consumidor promedio. Esta combinación de rendimiento y asequibilidad es clave para una adopción más amplia de tecnologías verdes en el mercado global.

Además, la adopción del motor ‘BÓXER’ subraya el compromiso de Japón con la reducción de su huella de carbono, alineándose con las metas globales de mitigación del cambio climático. Las inversiones en investigación y desarrollo por parte de estas empresas demuestran un enfoque a largo plazo para la sostenibilidad, buscando no solo cumplir con las regulaciones actuales, sino también anticipar futuras necesidades ambientales. Este enfoque proactivo podría servir como modelo para otras naciones y fabricantes, fomentando una competencia sana y necesaria en el camino hacia un transporte más limpio y eficiente.

Te puede interesar:

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

EE.UU. y Canadá actualizan tratado para mejorar generación hidroeléctrica

Donald Trump

Donald Trump sufre atentado en Pensilvania y resulta herido

Hackean AT&T: roban registros de casi todos sus clientes