La importancia de contar con almacenamiento, las enseñanzas de la crisis sanitaria por COVID 19 a empresas de logística.

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Hasta inicios de 2020, el negocio del E-commerce tenía un crecimiento paulatino y ordenado, lo que permitía manejar los volúmenes de entrega sin mayor contratiempo.
Sin embargo, la pandemia impulsó las compras en línea en todos los aspectos, las empresas de comercio electrónico de todos los tamaños se vieron en problemas para completar las entregas, pues de la noche a la mañana, los consumidores voltearon al celular o la computadora para realizar compras, algunas de ellas de pánico.
El confinamiento dejó de manifiesto la importancia de contar con almacenamiento de productos, pero sobre todo trazar hojas de ruta que permitan la logística de última milla de manera eficaz utilizando flotillas.
Carlos Pazarán, Director General en NEXOIL, empresa mexicana dedicada a la distribución de combustibles americanos, mencionó que en la empresa que dirige decidieron no parar operaciones: “En NEXOIL, decidimos ver esté acontecimiento desde dos vertientes: la primera y más importante, el apoyar a las empresas para adaptarse a esta nueva realidad haciendo crecer en sus negocios llegando a más puntos en la República Mexicana y cuidando la satisfacción en tiempos de entrega de sus productos. La otra vertiente, es la oportunidad de hacer crecer la línea de negocios de autoabastecimiento en Nexoil ampliando la red de camiones de distribución de Diesel de ultra bajo azufre, así como la integración de estaciones de Autoabasto a más negocios y empresas en México”
Esta rama de negocio es cada vez más atractiva ante la llegada de empresas que han tenido que integrar el E-commerce, el cual se ha reflejado en el valor de mercado del sector.
De acuerdo con datos del portal Statista, el sector de la última milla en México cerró el año pasado con un valor de mercado de dos mil 100 millones de dólares, y a quién no le gustaría una tajada de ese pastel que puede seguir creciendo ante las ventajas que ofrece en relación con las compras tradicionales.
La última milla requiere cantidades industriales tanto de combustible como el diésel para las flotillas de reparto como camiones que entregan mercancía pesada o voluminosa.
Pero el rebote en la movilidad y el consecuente consumo de combustibles, no se limitará a la última milla.
De acuerdo con un reporte de la consultora Price Waterhouse Cooper, la demanda global de gasolina en el país regresará a los niveles previos a la pandemia, es decir, los de 2019, a más tardar en 2024, por lo que es el momento ideal para considerar una ampliación, o bien, la creación de infraestructura interna para contar con el combustible que permita mantener un ambiente competitivo y de crecimiento en un entorno regular de competencia.
La demanda de combustibles está determinada por cinco grandes factores, el crecimiento de la actividad económica, los impuestos, el precio, el abasto y el comportamiento de la sociedad mexicana.
“El contexto actual presenta una oportunidad inmejorable para desarrollar o ampliar infraestructura de almacenamiento y Autoabasto que permita a las empresas contar con combustibles que garanticen la mejor calidad y precios menores al mercado minorista, antes de que la economía mexicana esté a todo vapor y en los niveles previos a un hecho sin precedentes a nivel mundial”, dijo Carlos Pazarán, CEO de Nexoil.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Lentitud para permisos ‘ahorca’ a gasolineros

Producción de los contratos de hidrocarburos alcanza los 101 mil barriles diarios

Captación de agua de lluvia, solución ante sequía provocada por el cambio climático