La inquina del Banco de México

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Cada país ha denominado el valor impreso de sus billetes y monedas, donde cada una se usa en diferentes nominaciones. Hasta aquí no existe ningún problema en el mercado interno o en su intercambio comercial. El problema empieza a ser un dolor de cabeza cuando tenemos que realizar la compra de productos que no existen en una nación, y se tienen que adquirir fuera.

Texto: Ramsés Pech, Grupo Caraiva, Grupo Pech Arquitectos

En el siglo XXI, existen demasiados intercambios comerciales y el dólar americano es la divisa más utilizada. La mayoría de las monedas y billetes están ligadas al dólar para determinar qué tan apreciadas o depreciadas están con respecto a esta denominación.

Tomaremos como ejemplo el dólar americano en México, actualmente la moneda mexicana está apreciada, y esto se debe en gran a que existe una derrama de billetes y monedas de esta denominación; por encima de lo que el mercado necesita, originando que exista una mayor oferta, ante su poco uso para intercambios comerciales. Lo cual ocasiona un efecto colateral inmediato que podría dañar a la economía mexicana en el mediano plazo, explicamos a continuación:

Hoy, existe una mayor derrama económica en nuestro país por medio de divisas provenientes del turismo, exportación de crudo y remesas. Sin embargo, cabe aclarar que estas no incrementan el número de negocios o intercambios tecnológicos con otros países, debido a que la primera se basa en un intercambio de servicios, mientras que la segunda en la venta de materia prima y la tercera proveniente de la migración de personas que buscaron tener un mejor poder adquisitivo en su entorno familiar.

Ante esta situación, todas estas divisas deberían ser cambiadas a la moneda local, es decir, a pesos mexicanos, pero la única que se cambia en su totalidad son las remesas. En el turismo y exportación de crudo, en algunos casos no es requerido el cambio.

Las remesas están siendo el problema principal para el Banco de México, derivado de que tiene la responsabilidad y control de tener los suficientes pesos circulando para satisfacer la demanda, sea por el desarrollo económico ante un crecimiento del país o por un intercambio mayor con otras monedas. 

En los últimos 4 años, México ha impreso una mayor cantidad de billetes y monedas. Casi 1 billón de pesos (43 mil millones de dólares). ¿Es acaso que tenemos un crecimiento mayor al 4% o 8% del país ante una derrama de inversiones extranjeras o nuevos negocios que ya estén produciendo, y ayuden a incrementar el producto interno? La respuesta es: NO.

Este aumento radica, principalmente, y es derivado del aumento de remesas a nuestro país a partir del 2014, que corresponde con el cruce entre billetes y monedas impreso que está circulando, respecto a las divisas. En 2018, empezó a ser más creciente la necesidad del Banco de México de imprimir una mayor cantidad de nuestra moneda, ante una mayor demanda de pesos por el envío mayor de dólares provenientes de las remesas. 
El periodo de mayor impresión de billetes y monedas ha sido de 2020 a 2022 —el lapso de la pandemia—, que fue de alrededor 380 mil millones de pesos (8 mil millones de dólares), donde hubo un incremento de 4 mil millones de dólares de remesas, y una caída 16 mil entre turismo y exportación de crudo. La gente que recibe dinero de remesas necesita pesos.

Cuando un banco central imprime más billetes o monedas, se debe principalmente a que existe un crecimiento del mercado interno, lo cual genera un mayor flujo de efectivo circulando, y en otras ocasiones, como vimos en la pandemia, y tomando el ejemplo de EU, para mantener la economía, al dar apoyos a personas, familias y empresas para que circular su moneda y no perdiera valor ante la caída de los intercambios comerciales mundiales. Hoy, ante tasas de intereses altas, se está tratando de recuperar la mayoría de los dólares que circulan para no saturar al mercado mundial, y su moneda no pierda valor ante otras. El aumento de éstas cumple dos funciones, controla la inflación y no permite que su moneda se deprecie.

En México, la impresión de billetes no fue por los motivos anteriores expuestos, sino porque al tener una mayor cantidad de divisas (remesas) se exigía el cambio a pesos, pero ante una inflación y tasas de interés altas, éstos eran perdidos en el mar de precios. Por lo tanto, las familias requerían, requieren y requerirán más dólares para cubrir sus necesidades ante el incremento de los insumos o servicios.

El fenómeno se extenderá a un más si el tipo de cambio en 2023 fluctúa entre 18.00 a 18.50, habrá un incremento de remesas entre un 12% a 15% comparado con el cierre del 2022 y significará tomar más pesos para el tipo cambiario.

Las divisas del 2018 a 2022 han aumentado en alrededor de 38 mil millones de dólares, donde 70% corresponde a remesas y 30% exportación de crudo y turismo. La inversión extranjera sólo ha crecido 1,200 millones de dólares, lo cual significa que no requerimos muchos pesos para ser convertidos destinados a poner un negocio que genere empleos e intercambios con otros países.

Conclusión:

Hay alrededor de 2.6 billones de pesos en billetes y monedas en circulación en México (133 mil millones de dólares), donde 2018 a 2020 aumentó en un 1 billón de pesos la impresión (46 mil millones de dólares), y las remesas aumentaron 25 mil millones de dólares. Tener más flujos de nuestra moneda indica que el incremento derivó por el aumento del dinero enviado de los emigrantes, y no por el desarrollo del país.

Esto debe ser tomado en cuenta por la siguiente administración, derivado que para el 2023. Se tendrá que imprimir más billetes o monedas y esto, a mediano y largo plazo, afectará al peso mexicano, al haber muchos y pocos usados. Ante tal panorama, deberá haber un incremento en la inversión extranjera directa, entre un 30% a 40% de la actual, si en verdad no queremos crear una burbuja de apreciación del peso ante otras monedas.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Empoderando a Mujeres: Liderazgo y Transformación en el Seminario sobre Instituciones, Políticas Públicas y Desarrollo del Sector Energético

Fundación Sempra Infraestructura y Cruz Roja Mexicana conmemoran 9 años de colaboración en el Plan Invernal

La Evolución del Regulador