Metales Industriales: Se desvanece el frenesí de la reapertura

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Si bien la reapertura de China ha brindado un impulso masivo al estado de ánimo del mercado de metales industriales, el frenesí parece estar desvaneciéndose nuevamente.

Texto: Carsten Menke, Director de Investigación de Next Generation en Julius Baer.

No compartimos las esperanzas de que se fortalezca la demanda de metales, ya que la producción manufacturera en China se mantuvo fuerte el año pasado. Al mismo tiempo, no parece haber necesidad de reabastecimiento, los inventarios a lo largo de las cadenas de valor de manufactura parecen al menos suficientes. Por lo tanto, reiteramos nuestra opinión de que el repunte reciente fue demasiado rápido y llegó demasiado lejos. Mantenemos nuestra visión positiva a largo plazo sobre el cobre, pero creemos que deberían surgir mejores oportunidades de compra en el transcurso de este año.

La reciente reapertura de la economía de China ha proporcionado un gran impulso al estado de ánimo del mercado de metales industriales, las esperanzas de fortalecer la demanda han hecho subir los precios entre 7% y 17% desde principios de enero. Durante los últimos días, el frenesí parece haberse desvanecido nuevamente a medida que los precios comenzaron a subir. Como se mencionó anteriormente, nos cuesta ver el potencial para fortalecer la demanda en China, ante todo, porque la demanda no se debilitó el año pasado, al menos no en el sector manufacturero.

La producción de productos que contienen metales, como automóviles, artículos electrónicos o artículos para el hogar, ha aumentado y está muy por encima de los niveles previos a la pandemia. Incluso si la demanda interna de dichos productos aumenta, ya están en existencia. ¿Qué pasa con la demanda de exportación? Los consumidores del mundo occidental tuvieron una racha de compras elevadas durante los últimos años, pero el ánimo se ha calmado y las existencias parecen más que suficientes, lo que sugiere una demanda de exportación bastante débil para los productos fabricados en China. Esto se sustenta sobre todo en las tarifas de flete de contenedores desde China, que se cotizan entre 80% y 90% por debajo de sus picos recientes. Además, tampoco esperamos un fortalecimiento masivo de la demanda de metales relacionados con la construcción.

Si bien el mercado inmobiliario sufrió mucho el año pasado, el gobierno solo introdujo medidas para estabilizar a los promotores inmobiliarios en dificultades, en lugar de medidas para estimular la actividad de la construcción. Teniendo en cuenta la demografía desfavorable de China, que frenará la demanda de propiedades a largo plazo, dicho estímulo sería desaconsejable en nuestra opinión.

Mientras tanto, por el lado de la oferta, no parece haber necesidad de reabastecerse de metales en China. El cobre es un ejemplo de ello. El volumen total de suministros del año pasado, que consiste en producción minera nacional, minerales y concentrados importados, metal refinado, productos semiacabados y chatarra, fue alrededor de 20% más alto que antes de la pandemia, lo que sugiere al menos existencias suficientes a lo largo de las cadenas de valor de manufactura. Con todo, reiteramos nuestra opinión de que el reciente repunte en los mercados de metales industriales fue demasiado rápido y llegó demasiado lejos. Mantenemos nuestra visión positiva a largo plazo sobre el cobre, pero creemos que deberían surgir mejores oportunidades de compra en el transcurso de este año.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Oil and Gas Alliance: Líder global en innovación y conexiones estratégicas

La CFE está preparada para la jornada electoral del próximo 2 de junio

Agua en CDMX

Rotoplas invierte $73 Millones en soluciones hídricas y reducción de huella ambiental en 2023