México y los desafíos del sector público para migrar a las energías limpias

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Promover inversiones, fortalecer la implementación de nuevas tecnologías y crear alianzas entre el sector público y privado, son algunos de los ejes que deben promover las autoridades y líderes del sector energético en México para crear una estrategia y lograr que el país migre a la producción con energías limpias.

Naciones líderes alrededor del planeta, aprovecharon este 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, para refrendar sus metas y fortalecer sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con la ONU para reducir sus emisiones contaminantes para 2030.

En este contexto internacional, México no ha generado propuestas claras aún, para cumplir con sus compromisos de reducir el 22 por ciento de los gases de efecto invernadero para 2030 y de generar un 35 por ciento de electricidad con energía limpia para 2024.

Contrario a esto, el 2021 pasará a la historia como uno de los años en que las iniciativas gubernamentales enfocadas a reformar la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) y de Hidrocarburos (LH), fueron suspendidas por jueces especializados, porque violaban artículos constitucionales, ponían en riesgo la salud de la población con propuestas contaminantes, y buscaban incentivar el monopolio de Pemex y la CFE.

El sector público en México, enfrenta el reto de desarrollar mecanismos más eficientes que logren una administración justa y proporcionada de activos energéticos, y no bloquear las iniciativas de energías limpias.

Desde inicios de año, la iniciativa privada en alianza con investigadores y el sector académico ha creado foros, capacitaciones y encuentros para analizar el potencial del país, para generar nuevas alternativas a la producción con energías fósiles.

Los foros: “Energy Innovation Days: Transformación del presente para asegurar el futuro energético”; “Foro Nacional IMEF, la nueva industria energética” y “Resiliencia para el sector eléctrico ante el cambio climático”, son solo algunos de los ejemplos de las iniciativas que promovieron universidades como la UNAM, el TEC de Monterrey y corporativos para generar propuestas al respecto.

Por otra parte, destacan los esfuerzos que realiza la IP para producir y generar energías limpias de manera independiente como; Grupo Bimbo, Mondelez, Pepsico y Banorte, empresas que generan propuestas que van desde empaques biodegradables, producción con fuentes de energía eólica y solar, así como fortalecer la eficiencia en sus plantas productivas.

Aunque México aporta el 1.2 por ciento del total de emisiones contaminantes mundiales y se ubica en el puesto número 13, sus gobiernos, desde hace algunos años, se han comprometido a reducirlas, por lo que desde el sector público se deben renovar las propuestas.

El potencial que tiene el país es de los más grandes del mundo: el 77 por del territorio mexicano es aprovechable para energía solar y alrededor de un 30 por ciento para energía eólica. De la geotermia solamente se ha explotado el uno por ciento de su potencial, señalan expertos en el sector.

En la actualidad, de acuerdo a datos oficiales, el 50.9 por ciento de la energía en México es producida por termoeléctricas de tipo combinado, el 15.6 por ciento por termoeléctricas de vapor y el 11.8 por ciento por hidroeléctricas, es en este sector donde las autoridades podrían generar cambios sustanciales.

Por su parte, la Secretaría de Energía (Sener) señaló que será hasta 2024 cuando el país cumpla con parte de sus objetivos en materia ambiental, de acuerdo con el Programa para el Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) 2020-2034.

Últimas noticias

Llega la Fórmula E a México, plataforma para la movilidad eléctrica

México, una oportunidad de largo plazo para refinadores norteamericanos: OPIS

Falso que se vayan a registrar apagones: MANUEL BARTLETT