Moody’s: China y la UE junto con Reino Unido lideran con energía renovable

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

  • Todas las principales economías del mundo tienen objetivos para expandir la electricidad limpia o renovable para reflejar sus planes de descarbonización y su compromiso con el Acuerdo de París
  • El avance con el crecimiento de renovables en Estados Unidos durante la década pasada ha sido el más lento entre las cinco principales economías

La firmeza e implementación de las políticas de energía renovable y limpia varía extensamente por PIB entre las principales 15 economías, indica Moody’s Investors Service en un nuevo reporte publicado el día de hoy.

El reporte encuentra que China, la UE y Reino Unido lideran mundialmente en energía renovable debido a su tamaño y fuerte compromiso con sus políticas en los últimos 10 años. Mientras tanto, Estados Unidos, con todo y el apoyo de iniciativas a nivel estatal, queda por detrás de sus pares globales debido a la falta de un mandato de política federal y la inconsistencia de apoyo para sus iniciativas de subsidio fiscal.

Tanto China como la UE han establecido objetivos políticos específicos a nivel nacional o económico, respectivamente, como el objetivo de la UE de que el 32% de su consumo de energía primaria provenga de energías renovables. Dentro de la UE, los estados miembros han implementado políticas e incentivos específicos para apoyar el objetivo más amplio de la UE. Estos han incluido tarifas de alimentación, contratos competitivos basados ​​en subastas o algún otro sistema para proporcionar soporte de precios a largo plazo para la energía renovable e impulsar el desarrollo de las energías renovables. Para el Reino Unido, históricamente cayó bajo el mandato renovable más amplio de la UE antes del Brexit a fines de 2020.

A fines de 2020, el Reino Unido anunció su propio objetivo específico de país de tener cero emisiones netas de carbono para 2050 y aumentar la energía eólica marina a 40 GW para 2030. de 10 GW de capacidad en 2019.

Otros fuertes incentivos incluyen el envío preferencial y un fuerte apoyo regulatorio que promueve el desarrollo de proyectos en China, mientras que los sistemas de fijación de precios del carbono en la UE y el Reino Unido y más recientemente en China brindan apoyo indirecto al aumentar el costo de la generación fósil. Para China, el patrocinio estatal directo a través de entidades estatales también ha impulsado el crecimiento de la energía hidroeléctrica en un 80% a 1270 TWh en 2019 en comparación con 711 TWh en 2010, que ha seguido el ritmo de crecimiento de la demanda de China de alrededor del 80% durante el mismo período. Dado el fuerte apoyo de las políticas, esperamos que los objetivos estatales aumenten con el tiempo. Por ejemplo, China anunció en diciembre de 2020 su objetivo de tener 1200 GW de capacidad de energía solar y eólica para 2030, en comparación con alrededor de 530 GW a fines de 2020. Es probable que el aumento respalde el objetivo de neutralidad de emisiones netas de carbono recientemente establecido para 2060.

Los diferentes objetivos y definiciones de las políticas pueden proporcionar una mayor comprensión de los planes estratégicos de ejecución de una economía. Por ejemplo, los objetivos de energía renovable de Brasil excluyen específicamente la energía hidroeléctrica, lo que significa el objetivo de Brasil de diversificarse lejos de su dependencia histórica de la energía hidroeléctrica mientras descarboniza aún más sus suministros de energía. Por otro lado, la definición ampliada de Canadá para incluir todas las fuentes que no emiten carbono destaca su dependencia significativa de la energía nuclear y también de los grandes proyectos hidroeléctricos nuevos que han entrado en funcionamiento recientemente o están en construcción. El objetivo de la política de la UE de establecer su objetivo de energías renovables en relación con su economía en general refleja su deseo de no limitar las energías renovables solo al sector eléctrico, sino más ampliamente a la economía, incluido el transporte.


A partir de estos objetivos estratégicos, normalmente se derivan incentivos específicos para fomentar el logro del objetivo, aunque, en la práctica, la implementación real puede variar ampliamente, lo que lleva a una variedad de resultados. Las políticas más fuertes tienen objetivos agresivos de energía renovable a largo plazo, respaldados por incentivos atractivos que fomentan el crecimiento. El Cuadro 2 a continuación destaca nuestra opinión de los EE. UU., China y la UE más el Reino Unido con respecto a la fuerza de cada tipo importante de incentivo y también a los posibles obstáculos para el desarrollo.

“Aquellos con políticas más firmes tienen objetivos de energía renovable más agresivos y de largo plazo con apoyo de incentivos económicos que fomentan la inversión,” señaló Clifford Kim, analista de Moody’s. “Por otro lado, es posible que las economías que ofrecen poco apoyo o de manera inconsistente, no cumplan con los objetivos de energía renovable establecidos.” Fuera de las tres economías más grandes, India, Taiwán y Arabia Saudita tienen los objetivos más ambiciosos para renovables en relación a la actual proporción de abastecimiento de energía, indica Moody’s. Australia, Brasil y Turquía también tienen políticas de apoyo que han impulsado el fuerte crecimiento de energías renovables. Entre las principales economías, Rusia, Indonesia y México han mostrado un crecimiento acumulado muy por debajo del de sus pares en el período de 2010 a 2019. Las dificultades incluyen intereses nacionales que favorecen el statu quo, pocos incentivos, inconsistencia el apoyo de políticas y otras.

Últimas noticias

Luz: el elemento clave para modernizar las ciudades de manera sustentable

CRE retira proyecto de acuerdo para reanudar plazos y términos

Autorizan a Pemex modificar perforación de Saap-1EXP