Nearshoring el antónimo de la energía en México

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Por favor dejen de decir que el nearshoring, ayudará al crecimiento del país, esto está en riesgo por el sector energético. Todas estas empresas podrán venir, instalar, pero se irán en un corto a mediano plazo, al ver que los combustibles, electricidad, y todo lo necesario para operar desde un punto de vista energético, no cubran su demanda, precios altos o dependan de las empresas del estado con ciertos términos y condiciones que no son adecuados para el costo de lo producido en cada una de ellas.

Autor: Ramses Pech – Grupo Caraiva – Grupo Pech Arquitectos

Todos los cambios realizados en los últimos cuatro años en México y en este 2023, están obsoletos y carecen de un futuro seguro. Estos cambios acotados solo sirven para un periodo no mayor a 5 años (adonde habrá impugnaciones que equivalen a pérdida de tiempo en el mercado energético), debido aquel el planeta sufrirá una segunda evolución. Derivada por las decisiones a realizar por los países en el mundo, bajo el mismo principio de muchas décadas, el cómo dejar atrás a los demás en forma tecnológica, y cuánto dinero contamos para realizarlo.

Hoy las únicas que valen en la realidad mexicana, son las que emanan del poder legislativo, y a donde en la última década ha habido cambios para el tratar de poder realizar un plan en este país, hacia el futuro y cuya realidad, es que hoy en día, no hay uno concebido un plan homogéneo, apegado a una realidad dentro del entorno a dónde estamos y a nivel geopolítico.

La política, en papel y en discursos verbales, tienen un fin, explicar cómo debe ser llevado a un país a crecer. Hoy día no existe ya las ideologías infinitas, si no existe una filosofía teológica camaleónica, alineadas con las condiciones geopolíticas en tiempo, y con base al peculio necesario para el poder sobrevivir en el mundo. El planeta no requiere líderes, necesita guías que con ejemplos den paso a una mejora en la sociedad, y no en la concentración del poder en el control.

México, al ser un importador y ensamblador de tecnología, seguirá dependiendo de quien o cuanto podremos el tener acceso, pero a partir del 2027, quedaremos fuera de todo y para el todo en el mundo. Debido a que nuestro atrasa originado por cambios a leyes y normativas, hace reiniciar en cero el reloj del tiempo hacia una transición energética segura, debida a que estos cambios, no contemplan el cómo dejar de contaminar, mitigar o eliminar del ambiente a los contaminantes que emanen del pasado en el presente y hacia el futuro.

Esto antes del 2027, estresará a un más al presupuesto de la nación, al querer que las empresas productivas del estado CFE, PEMEX, LitoMex, y SGM operen la gran parte del mercado energético, y si dentro de estas en las modificaciones surgidas, no está contemplado cuánto dinero deberá presupuestar en la parte ambiental como cumplir con la política exterior firmada respecto a esto.  En el caso de adaptarlas con dinero,  deberán dar un presupuesto entre 30 a 40% por arriba que es asignado para operar.

Ha quedado demostrado que la reforma energética implementada en 2015 desde el sector eléctrico, hidrocarburos, infraestructura y atracción de capitales ha funcionado, y esto queda demostrado en los datos de la Inversión Directa Extranjera por parte de la secretaria de economía, a donde de un 3% a pasado a crecer entre el 12 a 18% del total dineros que llegan al país.

2015, ha servido de punto de ignición para la renovación, modificaciones y adiciones en los términos comerciales, plasmados y firmados en 2020 entre los países de Estados Unidos, Canadá y México, bajo un libre intercambio de productos, servicios y materias primas. Hoy México, y de acuerdo con la balanza comercial del sector de hidrocarburos, tiene un alto déficit entre lo importado he exportado. Comparando al mes de febrero del 2023 con el año 2021, es dos veces mayor (2.3 mil millones de dólares, incremento 5.5 el déficit). Esto indica que algo estamos haciendo mal en el sector de hidrocarburos, debido a que no producimos lo que necesitamos, e importamos gran cantidad para el poder cubrir la demanda.

Los últimos 4 años, ha habido una parálisis y falta de infraestructura nueva en cuanto a :

  • Las inversiones en el sector eléctrico en la parte de nuevas plantas de generación tanto pública como privada. 13 plantas de Iberdrola ya existían en el mercado solo cambio de operador.
  • Centros de almacenamiento de combustibles, y que no hemos llegado a los días necesarios ante cualquier contingencia con base a la demanda (la cual, no disminuirá en las próximas 3 décadas)
  • Mejora en los combustibles al no permitir tener mejores oxigenante en la gasolina regular principalmente. El continuar con diésel con más de 15 PPM en el mercado, y ocasionando el no cumplir con una de las cláusulas del TMEC, y a hoy día, es parte de la discusión desde el punto de vista ambiental dentro del tratado.
  • En las estaciones de servicio,al no haber las suficientes en el mercado, bajo un plan de visión de una transición energética. Adonde puedan ofrecer combustible fósil, cargas eléctrica o hidrogeno en el futuro. Requiere hacer un balance sobre la tendencia de este mercado, alineado algún día a un plan energético.
  • Una mayor extracción de hidrocarburo líquido para poder cumplir con el requerimiento en las actuales refinerías, la nueva, y la exportación de crudo (SHCP confirma que no podemos dejar de hacerlo, y si lo hacemos el déficit de la balanza sería mayor del actual que tenemos). Requerimos 2.5 millones de barriles diarios de crudo entre 22 a 28 API en promedio.
  • El sector minero, empezará a presentar rezagos ante el acomodo que deberá realizar la administración actual, y la cual deberá conceptualizar el para que y el cómo, realizar la exploración, extracción y explotación de las 185 minas que tienen hoy día un permiso para sustraer los minerales. Antes del 2024, deberá haber las asignaciones al Sistema Geológico Mexicano y Litiomex dentro del mercado, y al mismo tiempo dejarles presupuesto suficiente por más de 400 mil millones de pesos a ambas para operar. Además de hacer licitaciones para nuevas concesiones o las actuales, si algunas de ellas deberán migrar su operación, dentro de la nueva ley aprobada.

Esta son alguna de muchas que, hoy en día, están en el tintero, no de un escritorio, sino en la operación del mercado del presente al futuro.

Es factible que un país cambia las leyes, o agregue artículos a la constitución para el tener, no el control, si no la forma, el cómo debe ser administrado, los recursos naturales, y cuanto son tomados para su transformación. Pero todo esto carece de una realidad, si solo es discutido bajo un camino unilateral, y sin una convicción de un plan de largo plazo entendible.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

México uno de los países más vulnerable a desastres naturales de LATAM

IMEF advierte sobre vulnerabilidad en infraestructura energética de México

Integración logística: Un imperio estratégico para mejorar la experiencia del cliente