Nuevo panorama anticontaminante: vehículos eléctricos en las carreteras

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Al investigar el probable crecimiento del parque vehicular eléctrico en el mundo, surge la duda sobre la velocidad con que se adaptará la infraestructura de carreteras para apoyarlo. En Michigan, EUA, tenemos un buen ejemplo basados en la premisa de que, del total de vehículos vendidos en 2030, 50% serán eléctricos; su gobierno ha manifestado el interés en construir una infraestructura carretera que pueda apoyar el tránsito de cerca de más de 2 millones de vehículos eléctricos en ella.

Resulta una buena noticia el crecimiento en la venta de autos eléctricos que apoyarán a la reducción de emisiones de ases de efecto invernadero al disminuir el número de vehículos con motores de combustión interna, pero también es importante visualizar el reto que implica el incremento en demanda a la red eléctrica para mantener viable el proyecto de estos vehículos, así como imaginar las carreteras futuras que re- querirán más infraestructura para estos fines.

Michigan ha abierto sus puertas a industrias manufactureras como las de vehículos y autopartes, semiconductores, maquinaria, tecnología, productos metálicos y químicos, entre otros. Detroit -en la frontera con Canadá- se considera la capital de la industria automovilística americana, (la capital del estado es Lansing).

Primer proyecto de infraestructura carretera binacional para energía alternativa

Los gobiernos de Estados Unidos y Canadá han acordado establecer el primer corredor binacional de infraestructura carretera para apoyar el exitoso uso de vehículos eléctricos. Este corredor iniciará en Kalamazoo, Michigan y terminará en la ciudad de Quebec en Canadá, ofreciendo alternativas de carga eléctrica cada 80 km. Ambos gobiernos anunciaron que el corredor consistiría aproximadamente en mil 300 kilómetros de carreteras entre ambos países.

Este corredor, una de las rutas más transitadas por automóviles y vehículos de carga, les permitirá desplazarse sin contratiempos en vehículos eléctricos, encontrando opciones de carga durante el viaje. Este proyecto apoyará a los viajeros, disminuirá emisiones de efecto invernadero en las rutas, creará fuentes de trabajo y ayudará al crecimiento del sector automotriz.

El corredor iniciará en Kalamazoo y a través de las autopistas 94 y 96, pasando por Detroit, llegará a la frontera con Canadá. En el lado canadiense, el corredor irá por la autopista 401 hacia Toronto, en la Provincia de Ontario, después continuará por la A20 hacia Montreal y Quebec, en la Provincia de Quebec, y se incluirá también la ruta 40 hacia Quebec. Canadá ya tiene instaladas algunas estaciones eléctricas de carga en su lado del corredor, esperando instalar aún más en el futuro.

Por su parte, Michigan financiará el proyecto con un fondo de $110 millones de dólares (National Electric Vehicle Infrastructure Fund) a través de la ley de apoyo al desarrollo de la infraestructura para automóviles eléctricos (Bipartisan Infrastructure Law).

Requerimientos

El mundo verá un acelerado incremento de uso de vehículos eléctricos, especial- mente en los países que estén tomando medidas proactivas para estimular el uso de este tipo de transporte.

Las medidas de varios estados de EUA son retadoras, por ejemplo, los estados de Nueva York y Massachusetts ya adoptaron leyes que obligan a los vendedores de automóviles de pasajeros y camiones ligeros a que sean totalmente de cero emisiones contaminantes para 2035. Ambos estados ya adoptaron la regulación para iniciar la venta de camiones medianos y de uso pesado de emisiones limpias para 2025. Por su parte, Nueva York, ya estableció la meta de que de la venta de estos camiones medianos y pesados, 30% sea de emisiones limpias en 2030 y 100% para 2045.

Los anuncios de estos gobiernos encendieron la alerta de requerimientos de más estaciones de carga eléctrica en las carreteras y la posibilidad de incrementar el uso de la red eléctrica nacional para el abastecimiento de energía de esta nueva demanda de electricidad por parte del sector automotriz.

Hoy por hoy, la red eléctrica de EUA no tiene aún la suficiente capacidad de producción para satisfacer los requerimientos de las estaciones cargadoras de electricidad para los vehículos eléctricos.

Los gobiernos de Nueva York y Massachusetts realizaron estudios de proyección, y estimaron que los automóviles y camiones eléctricos que recorrerán sus carreteras para 2035 requerirán alrededor de 19MW de capacidad instalada, similar a la demanda de energía de un pequeño pueblo. Sin embargo, para 2045, la alta demanda de electricidad podría requerir hasta 40MW en horas pico.

Estos niveles de demanda de electricidad podrían exceder los límites de un sistema típico de distribución y podrían requerir interconexiones con un sistema de alto voltaje.

Retos para la red

Mejorar un sistema de interconexión eléctrica para satisfacer los requerimientos de vehículos eléctricos puede ser costoso para un país durante los cuatro a ocho años que tome el proyecto. Por eso los países comprometidos con la disminución de gases de efecto invernadero están ya trabajando y proyectando los requerimientos para la nueva infraestructura carretera.

Quizás no sea rentable llevar la red eléctrica nacional a todos los lugares de la tierra, pero hay muchas posibilidades de colocar sitios de carga eléctrica en las carreteras. Sin embargo, expertos en redes eléctricas sugieren no realizar mejoras de corto plazo, ya que podrían quedar obsoletas cuando se consolide un verdadero aumento de demanda en electricidad para los vehículos eléctricos en el futuro.

Comentarios finales

En el caso específico de cualquier red eléctrica nacional no se debe priorizar la visión de corto plazo por la de los requerimientos a largo plazo. Se debe trabajar en conjunto para que los usuarios de las carreteras encuentren centros de carga eléctrica confiables acorde con la demanda estimada de estos vehículos hacia 2045. Por lo tanto, las mejoras en la red eléctrica de un país deben tener una visión a largo plazo.

La llegada de Tesla a México, productora de vehículos eléctricos, presenta un gran reto para las autoridades que están a cargo de la planeación de la infraestructura eléctrica y de carreteras en México.

Con el fin de estimular el uso de vehículos eléctricos en masa, debe simultáneamente pensarse en estaciones de carga eléctrica que sean rápidas, confiables y bien equipadas para automóviles y camiones, y que estén ubicadas en los lugares de trabajo, en las residencias y en las carreteras.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Oil and Gas Alliance: Líder global en innovación y conexiones estratégicas

La CFE está preparada para la jornada electoral del próximo 2 de junio

Agua en CDMX

Rotoplas invierte $73 Millones en soluciones hídricas y reducción de huella ambiental en 2023