Petrobras vende refinería en mil 650 mdd

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Petrobras anunció que el consejo de administración aprobó la venta de la refinería Landulpho Alves a Mubadala Capital.

La petrolera estatal de Brasil, Petrobras, anunció que su consejo de administración aprobó la venta en mil 650 millones de dólares a el fondo de inversiones Mubadala Capital de la refinería Landulpho Alves.

La planta, localizada en el estado de Bahía y que tiene una capacidad de procesamiento de 333 mil barriles de petróleo por día, el equivalente al 14 % de la capacidad total de refinación de petróleo de Brasil, es una de sus ocho refinerías incluidas en el plan de venta de activos.

“La firma del contrato de venta se producirá en breve”, informó la mayor empresa de Brasil en un comunicado, en el que aclaró que el valor acordado será reajustado en función a las variaciones en el capital de giro, la deuda líquida y las inversiones que sean hechas hasta ese momento.

De acuerdo con Petrobras, el negocio incluye la venta de todos los activos asociados a la refinería, como cuatro terminales de almacenamiento y un conjunto de tuberías con una extensión total de 669 kilómetros.

La petrolera aseguró que, tras la venta de ocho de sus trece refinerías, permanecerá con una capacidad de refino de 1.15 millones de barriles por día, con foco en la producción de combustibles más eficientes y sustentables.

La venta forma parte del plan de desinversiones con el que la petrolera pretende reajustar su tamaño y su enorme deuda y concentrarse en actividades más estratégicas y rentables, como la explotación de petróleo y gas en las gigantescas reservas que tiene en aguas muy profundas del océano Atlántico.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Inscripción para el Emerson Exchange 2022 abierta Conferencia de líderes de automatización

Gestión eficiente del agua al alcance con el servicio integral de Wavin Water Network Management

Empresas globales y ONGs piden un ambicioso tratado mundial para acabar con la contaminación por plásticos