Protegiendo el mundo digital: La IA en la ciberseguridad

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Mientras que en 2019 una búsqueda en línea del término Inteligencia Artificial o “IA” arrojaba más de 2.000 millones de resultados, en 2024 la misma búsqueda conduce a casi 18.000 millones de resultados, lo que ilustra el rápido crecimiento del l interés público en dicha tecnología; el poder de la computación en la nube (cloud computing) y los algoritmos avanzados se están combinando para mejorar las defensas digitales o ayudar a crear una nueva generación de aplicaciones basadas en IA, que podrían transformar la forma en que las organizaciones protegen, detectan y responden a los ciberataques. A medida que estas capacidades se vuelven más baratas y accesibles, los delincuentes digitales también utilizarán la tecnología para la ingeniería social, desinformación, estafas y más. 

Para Israel Gutiérrez, Country Manager de la firma A3Sec, especializada en ciberseguridad, la IA puede ser un aliado poderoso, “esta herramienta nos ayuda a procesar grandes volúmenes de datos de manera muy rápida y con gran precisión, también ha revolucionado la detección de amenazas a través de la automatización y el análisis predictivo, la misma IA puede detectar patrones de comportamiento muy sutiles que indican una amenaza potencial. Pero tenemos la otra cara de la moneda, ya que en malas manos facilita a los atacantes la creación de malware y ataques cibernéticos sofisticados y adaptativos. Los ciberdelincuentes utilizan la IA para desarrollar software malicioso que puede aprender y ajustarse en respuesta a las medidas de defensa, aquí entramos en un círculo o carrera por ver quién defiende o ataca mejor y más rápido”.

Ciberdelincuentes e IA

Los ciberdelincuentes han adoptado rápidamente la IA como una herramienta estratégica para mejorar la efectividad y el alcance de sus ataques. Con los algoritmos de la IA se automatizan tareas repetitivas, identifican vulnerabilidades en sistemas de manera más eficiente y, lo que es más preocupante, desarrollan métodos de ataque más sofisticados y difíciles de detectar. Por ejemplo, los ataques de phishing impulsados por IA pueden personalizarse para adaptarse mejor a los perfiles de las víctimas, aumentando así las posibilidades de éxito.

Además, la IA ha dado pie a la creación de ataques en los que los algoritmos se entrenan para eludir sistemas de defensa utilizando técnicas de evasión avanzadas. Esto ha llevado a un juego del gato y el ratón entre los defensores de la ciberseguridad y los ciberdelincuentes, donde cada avance en la detección es seguido de cerca por una nueva estrategia de evasión.

IA y ciberseguridad

Para hacer frente a esta creciente amenaza, las empresas dedicadas a la protección tecnológica han recurrido a la IA como parte importante de las líneas de defensa. Los sistemas de IA pueden analizar grandes volúmenes de datos en tiempo real, identificando patrones y anomalías que podrían indicar un ataque en curso. Esto permite una respuesta más rápida y precisa ante las amenazas, reduciendo así el tiempo de exposición y minimizando el impacto de los ataques.

Un área donde la IA ha demostrado ser especialmente efectiva es en la detección de intrusiones. Mediante el uso de algoritmos de aprendizaje automático, las empresas pueden monitorear constantemente sus redes en busca de actividad sospechosa, identificando y bloqueando posibles amenazas antes de que causen daño. Además, la IA puede mejorar la eficacia de los sistemas de autenticación y cifrado, protegiendo así los datos sensibles contra el acceso no autorizado.

“La importancia de la IA en la ciberseguridad radica en su capacidad de revolucionar la forma en que detectamos, prevenimos y respondemos a las amenazas digitales. Utilizando algoritmos avanzados y aprendizaje automático, la IA analiza grandes conjuntos de datos en tiempo real, identificando patrones y comportamientos inusuales que pueden indicar un posible ciberataque, lo que nos permite remediar de forma proactiva los riesgos que enfrentamos en el mundo digital. A medida que la IA continúa evolucionando, es probable que su papel en la ciberseguridad siga creciendo en importancia. Se espera que los avances en el campo del aprendizaje automático y la inteligencia artificial refuercen aún más la capacidad de las empresas para prevenir, detectar y responder a las amenazas cibernéticas en tiempo real”. comenta Israel Gutiérrez.

Considerar la IA para ciberseguridad y/o las implicaciones de seguridad sobre su uso se vuelven cada vez más relevantes, tenemos IA que aprende cosas que no debe y sus resultados son peligrosos, por lo que debemos considerar su uso y aplicación, con las consideraciones necesarias y entender cómo está ajustándose el mundo digital a ella y cómo podemos utilizarla y nos puede ser útil.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Joe Biden replanteará su candidatura si le diagnostican un “problema médico”

Alcanza México participación récord en exportaciones desde China

USI expande operación en Jalisco con nueva planta en Tonalá