Rumbo de Pemex a corto plazo

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Por Ramses Pech

Pemex, ante el reto que hoy día tiene el mundo, indica que la recuperación de los energéticos podrá recuperarse hasta el 2023, siempre y cuando los gobiernos cumplan con los acuerdos para mantener al COVID-19 controlado, hasta tener una vacuna y logística para que toda la población mundial tenga acceso.


Ante esta situación, la empresa productiva del estado deberá re-alinear su visión de corto plazo, debido a que una misión de largo plazo nunca ha tenido y tendrá bajo las condiciones actuales en que está integrada como parte de la política energética en México y donde cada administración cambia el rumbo de esta empresa productiva del estado.


En los últimos consejos administrativos realizados y con base a los acuerdos y actas disponibles en forma pública podemos establecer las siguientes acciones que se realizaran en corto plazo a la empresa.


• El régimen tributario de Pemex, revisar y evaluar propuestas alternativas para disminuir en coordinación con la SHCP.


• El pago de la deuda con el objetivo de disminuir los intereses que tienen que ser pagados. Buscando alternativas para su reducción. El 85 % de la deuda de Pemex está contratada a tasa fija, mitigando escenarios de volatilidad en la curva de rendimientos. Por otro lado, el 89.5% de la deuda está en dólares o es convertida a dólares mediante instrumentos financieros derivados, favoreciendo la estructura de flujos y cubriendo el riesgo de cambiarlo. La deuda financiera total se ve incrementada por 468 mil millones de pesos comparada con el cierre de 2019, debido principalmente a una depreciación del 22% en el tipo de cambio del peso frente al dólar.

• Redefinir su Plan de Negocios, es decir, integrar verticalmente refinerías y extracción de producción de petróleo.

• Los principales marcadores de los crudos mexicanos han tenido una tendencia a la baja y tienen que cambiar para tener un mejor posicionamiento en el mercado mundial.

• Las principales medidas son la reducción de las metas de exploración y producción, el ajuste a la plataforma de producción de crudo y la incorporación de reservas; la estrategia de recuperación de almacenamiento y el programa de descarga de buque tanques; así como la recuperación de la capacidad de proceso de crudo, con la ejecución acelerada del plan de rehabilitaciones 2020 del Sistema Nacional de Refinación.

Los principales proyectos de exploración y producción son los siguientes:

• Para estos proyectos se consideró un escenario de 2021 a 2035 debido a que refleja el periodo de maduración de las inversiones incrementales en estas actividades, así como distinción entre producción base (con la declinación natural de los campos actuales) y producción incremental (que incorpora producción en el futuro que deriva de la inversión adicional). Así mismo, el presente reporte considera el interés económico de la parte proporcional de Pemex que le corresponde de las asociaciones firmadas por Pemex bajo la modalidad de Contrato para la Exploración y Extracción (CEE) establecida en la Reforma Energética. Considerando lo anterior y el valor presente del monto total de inversión estimado para el periodo señalado de 1,160 miles de millones de pesos (mmdp), de los cuales 484 mmdp corresponden al escenario base y 676 mmdp al escenario incremental.

La distribución de los proyectos de Infraestructura Económica (construcción, adquisición y/o ampliación de activos fijos para la producción de bienes y servicios). entre las distintas Empresas Productivas Subsidiarias de Pemex, está concentrada en su mayor parte en Pemex Exploración y Producción (PEP).

Estos cambios estarán alineados al plan quinquenal del 2020 a 2024 presentado por la SENER a donde observan escenarios hacia una contracción en la producción ante los cambios acontecidos en este año. En la gráfica siguiente se presenta la prospectiva de producción de aceite crudo de México, a donde se espera que a partir de 2022 repunte y se prevé que el pico más alto de producción de aceite se obtendrá en el año 2031 con 2 millones 617 mil barriles diarios.

Fuente: SENER/PEMEX

En el caso de no llegar a las metas mínimas en 2023, ocasionaría problemas al sistema nacional de refinación como se observa en la grafica de la izquierda, llegar al máximo de producción estaría holgado, pero para esto se requiere una planeación ente la inversión pública e privada.

Ante esta situación vemos que el plan quinquenal entre PEMEX + Privados y al comprar con el plan de negocios de PEMEX con socios actual, hay una diferencia entre 300 a 500 mil barriles del 2021 en adelanté. Esto indica que urge cambiar el régimen fiscal de Pemex, reducir la deuda y adaptar el nuevo plan de negocios de la empresa considerando los FARMOUTS, derivado de la falta de incremento de presupuesto en forma incremental para poder alcanzar la producción a sabiendas que el mayor presupuesto es destinado a PEMEX exploración y producción.

Últimas noticias

Electromovilidad: La ruta que debe seguir ante el Covid-19

Predicciones de ciberseguridad Industrial para 2021 de acuerdo a Expertos de Tenable

Siemens México implementa un concepto holístico de ciberseguridad industrial contra un conjunto de amenazas potenciales