Seguridad a la vista

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Todo el trabajo de la industria gasolinera (en México y el mundo) tiene un mismo propósito: el suministrar combustible a los vehículos de sus clientes y, esto se hace mediante las bombas en cada una de las estaciones de servicio. Por cada una de las bombas debe haber un extintor y este debe estar en prístinas condiciones.

Los servicios que ofrece Dahfsa son de venta, mantenimiento y recarga de extintores, equipo contra incendio, protección civil y asesoría en temas de programas así como de Normas Oficiales Mexicanas, sistemas de control de acceso y vigilancia, fumigación, mantenimiento de tinacos y cisternas, pero “estamos enfocados en la
parte contra incendios”, comenta Germán durante nuestro encuentro en Onexpo.

Su presencia en el evento respondió, según sus palabras, a que en “ello hay una gran oportunidad para nosotros porque muchos ya nos conocen y darnos a conocer con los que no nos conocen para que tengan una solución diferente”.

Durante nuestra entrevista y la explicación posterior que Germán nos dio de sus servicios, dejó claro que “el sector gasolinero es uno de los sectores grandes del uso de extintores, sin embargo, hay un desconocimiento de cómo aplica la norma de la prestación del servicio; no se conoce lo que le deben de exigir al prestador de servicio,
son víctimas de supuestas recargas, esa palabra significa la renovación de la carga y el prestador de servicio dice ‘ah, recarga, entonces es con polvo nuevo’ pero nunca devuelven el polvo que el gasolinero pagó el año pasado y se lo vuelven a vender y se lo vuelven a vender y se lo vuelven a vender”.

Ahí mismo en Onexpo, Germán pudo acercarse a varios expositores que en su stand contaban con extintores cuyos corbatines de mantenimiento podían ser cambiados sin desarmar el extintor, cosa que no debe pasar, por ello -entre otras cosas- Hoppenstedt denuncia estas prácticas comunes como fraude técnico.

“Normalmente los encargados de las estaciones no saben cómo funciona, los dan a recarga, supuestamente les cambian el polvo y les cobran algo que no le hicieron, en 90% de los casos así funciona”, lamenta.

Dahfsa tiene más de 30 años en el sector tratando de evitar estas prácticas con capacitación y realizando los servicios in situ. “Somos la única empresa que hacemos el servicio directo en nuestros talleres móviles que están debidamente acreditados y aprobados por la Norma 154, por la unidad de verificación y lo hacemos en el sitio, en presencia del personal. No retiramos los extintores, no es un dogma de fe, no es ‘espero que sí lo hagan’, se abre, se hace la manipulación, se verifica el contenido, se cambian las partes mecánicas para garantizar el funcionamiento y se entregan los extintores”.

Los operadores de Dahfsa están capacitados para, “si es necesario, mostrarle y enseñarle al jefe de estación y a los despachadores o al personal que esté, al uso y manejo del extintor, el cómo se dispara, cómo se acciona, como son los métodos de extinción y que no le tengan miedo”.

Sobre la cobertura de la empresa, presume que llegan a todo territorio nacional, “tenemos oficina en Mérida, en Veracruz, una bodega en Naucalpan y la oficina central en Ciudad de México y una de representación en Aguascalientes y atendemos cadenas comerciales. Siempre estamos apoyando a que el cliente aprenda para que pueda exigir y deje de ser robado con los extintores”.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Hackean AT&T: roban registros de casi todos sus clientes

Elecciones en Venezuela: ¿Quién será el próximo presidente?

Movilidad

WRI México y AMAM trabajan Agenda Nacional de Movilidad 2024-2030