Shell apuesta por el cambio a las energías renovables

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Shell reveló sus planes para convertirse en un negocio de energía con cero emisiones netas para 2050 o antes en abril de 2020.

Shell también confirmó su expectativa de que las emisiones totales de carbono de la compañía alcanzaron su punto máximo en 2018 y la producción de petróleo alcanzó su punto máximo en 2019.

“Nuestra estrategia acelerada reducirá las emisiones de carbono y generará valor para nuestros accionistas, nuestros clientes y la sociedad en general”, dijo Ben van Beurden, director ejecutivo de Royal Dutch Shell.

“Debemos brindar a nuestros clientes los productos y servicios que desean y necesitan, productos que tengan el menor impacto ambiental. Al mismo tiempo, utilizaremos nuestras fortalezas establecidas para construir sobre nuestra cartera competitiva mientras hacemos la transición para ser un negocio de emisiones netas cero en sintonía con la sociedad ”.

A partir de hoy, Shell integra su estrategia, cartera, ambiciones ambientales y sociales bajo los objetivos de Powering Progress: generar valor para los accionistas, lograr emisiones netas cero, impulsar vidas y respetar la naturaleza.

La organización remodelada de Shell cumplirá con estos objetivos a través de los tres pilares comerciales de crecimiento, transición y upstream. Anuncios

Shell planea mantener la política de dividendos progresivos, aumentando el dividendo por acción en aproximadamente un 4% anual, sujeto a la aprobación del directorio.

Además, la compañía planea retener un gasto de capital en efectivo anual a corto plazo de 19 a 22 mil millones de dólares y reducir la deuda neta a 65 mil millones de dólares.

Al reducir la deuda neta a 65 mil millones de dólares, Shell se enfocará en distribuciones totales para los accionistas del 20 a 30% del flujo de efectivo de las operaciones; mayores distribuciones para los accionistas logradas mediante una combinación de dividendos progresivos y recompras de acciones de Shell.

La compañía se enfocará en un crecimiento disciplinado y medido del gasto de capital equilibrado con distribuciones adicionales para los accionistas y un mayor fortalecimiento del balance.

A corto plazo, Shell espera mantener los gastos operativos subyacentes de no más de 35 mil millones y buscar desinversiones por un promedio de 4 mil millones de dólares al año.

Con el tiempo, el saldo del gasto de capital se desplazará hacia las empresas del pilar Crecimiento, atrayendo alrededor de la mitad del gasto de capital adicional.

El flujo de caja seguirá la misma tendencia y, a largo plazo, estará menos expuesto a los precios del petróleo y el gas, con un vínculo más fuerte con un crecimiento económico más amplio, explicó Shell.

Últimas noticias

Vigentes 105 permisos de SENER para importar petrolíferos

Oil and Gas Alliance celebra en el mes patrio el evento más importante en el sector energético Sesión B2B #Energía Mexicana

Cancela Pemex contratos millonarios con Vitol tras escándalos de corrupción