Shell Fleet Solutions brinda a sus clientes alternativas para reducir emisiones de CO2

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

 Durante 2021, las emisiones de carbono (CO2) a nivel mundial aumentaron seis por ciento, para alcanzar un total de 36.3 gigatoneladas, lo que representa “un nivel jamás antes registrado”, según la Agencia Internacional de Energía (AIE). En este contexto, y a fin de ayudar a nuestros clientes a reducir y compensar su huella de carbono, Shell Fleet Solutions brinda productos que permiten optimizar el funcionamiento de las flotas.

Entre estas soluciones, están Shell Fleet Navigator, un monedero electrónico de combustible autorizado por el SAT que ofrece créditos de carbono a las empresas y Shell Telematics, que gracias a su tecnología en telemática ayuda a reducir el consumo de combustible y las emisiones que generan las flotas de transporte pesado. 

Además, Shell cuenta con un modelo de Soluciones Basadas en la Naturaleza (NBS, por sus siglas en inglés), con las cuales busca compensar las emisiones de CO2, mediante la inversión en proyectos para la protección y conservación de ecosistemas forestales capaces de captar CO2 y así, contribuir al combate del cambio climático.

“Por más fuerte que sea el enfoque de sostenibilidad de los administradores de las flotas, es inevitable que éstas produzcan emisiones, incluso después de adoptar nuevos combustibles y tecnologías. Por ello, mitigar el impacto de estas emisiones juega un papel clave en la planificación de las empresas y la definición de sus objetivos en materia de emisiones. Shell Fleet Navigator hace que este proceso sea más simple y rentable, al ofrecer soluciones que permiten a sus clientes compensar tales emisiones”, explicó Hugo Aguilar, Head of Shell Fleet Solutions en México.

¿Cómo funcionan Shell Navigator y los créditos de carbono?

Por cada tonelada de CO2 generada por la flota, Shell adquiere créditos de carbono equivalentes para impulsar proyectos enfocados a la restauración de ecosistemas forestales y cuidado de la naturaleza. 

1.- Primero los clientes toman la decisión de compensar las emisiones de CO2 de su flota. 

2.- Sus conductores utilizan Shell Fleet Navigator para cargar combustible como lo hacen de manera habitual.

3.- Shell realiza un seguimiento del consumo total de combustible de la flota y calcula el total de las emisiones de CO2 del ciclo de vida asociado.

4.- Shell compra bonos de carbono equivalentes a la cantidad de emisiones de CO2 de la flota para compensarlas a través del portafolio global de proyectos basados en la naturaleza de Shell.

4.- Por último, Shell emite un certificado anual que confirma que el combustible ha sido compensado en alguno de sus proyectos ambientales.

“Además de ayudar a la disminución del impacto ambiental de su flota, mediante la compensación de CO2, el cliente obtiene beneficios comerciales, como el demostrar su liderazgo corporativo, cumplir compromisos de sustentabilidad a nivel empresarial y crear un valor sostenible a largo plazo para su negocio”, afirmó Hugo Aguilar, Head of Shell Fleet Solutions en México.

Actualmente, Shell Fleet Solutions cuentan con más de 46 proyectos operando en más de 19 países.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Avanza la movilidad: sistema de estacionamiento sin conductor aprobado en Alemania

MEOR inaugura parque industrial en Apodaca Nuevo León

El camino a la economía circular pasa por la electrificación