Tecnología y oportunidad

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Con una gran experiencia en el sector energético, desde el campo público hasta grandes empresas internacionales, Miguel llegó hace cuatro años a Baker Hughes y desde hace poco más de un año se dedica a expandir sus operaciones en mercados e industrias emergentes en México.

Con presencia en más de 120 países, Baker Hughes forma parte del Fortune 500, cotiza en Nasdaq y está entre las empresas más grandes del mundo. “En México llevamos más de 60 años operando y tenemos una historia de mucho compromiso con México y el desarrollo de la industria energética en el país”, afirma Miguel, con quien nos sentamos a conversar de la filosofía de la empresa global con énfasis en lo local, algunas de sus grandes áreas de expertise y la vocación de la empresa.

Texto: Jacobo Bautista/Fotos: Roberto Tetlalmatzin

Para iniciar, Carreón define a Baker Hughes como “una empresa líder en tecnología energé- tica, eso quiere decir que tenemos que estar a la vanguardia; con ese fin, invertimos mucho en desarrollo e innovación de tecnología para toda la cadena de la industria energética e industrial.”.

“En México, Baker Hughes opera un campo llamado Soledad dos plantas de manufactura, una en Monterrey y otra en Veracruz; seis oficinas y centros de servicios, en la Ciudad de México, Querétaro, Ciudad del Carmen, Villahermosa, Poza Rica y Paraíso, así como un centro de entrenamiento y de investigación que se encuentra en Querétaro”.

Listos para la transición

Miguel, quien cuenta con más de 18 años de experiencia en la industria, sabe que la transición energética tiene varios frentes, llevará su tiempo y se dará a distinta velocidad dependiendo de cada región. Carreón está claro que la misión es tener la tecnología adecuada para cada uno de estos pasos, para cada geografía, cliente y necesidad.

“Se habla ahora mucho de transición energética y temas, por ejemplo, de hidrógeno; si no existiera la tecnología que permitiese hacer uso de ese insumo, sería complicado que se pudieran acuñar proyectos de ese tipo, dicho esto, mientras en el mundo hasta hace poco se comenzó a hablar de hidrógeno, Baker Hughes desarrolló un compresor de hidrógeno en 1962 y nuestra primera turbina 100% de hidrógeno fue instalada en un proyecto en Italia en 2008”.

La tecnología desarrollada por Baker Hughes fue ya alcanzada por la ola de transición energética en algunas partes del mundo, “por eso estamos a la vanguardia, para poder ofrecer esas soluciones que permitan a nuestros clientes ser más eficientes, optimizar sus operaciones, al mismo tiempo ser menos costosos al reducir emisiones y, por ende, minimizar el impacto al medio ambiente”.

Para el experto en materia energética, la transición es un proceso largo, en distintos países se gesta de distinta manera y a un ritmo particular, no es lo mismo hablar de transición energética en países nórdicos o en europeos o en Estados Uni- dos “en donde hay muchos incentivos para adoptar tecnologías que permitan ser más eficientes y menos contaminantes., Eso no quiere decir que México no vaya a pasar por esa transición, simplemente se va a gestar de manera distinta”.

Mientras en otros lugares la temática gira en torno a la captura y secuestro de carbono, de disminución de emisiones, de pasar de hidrocarburos a energías limpias, como solar, eólicas, nuclear o geotermia, “en México la transición energética va a estar marcada, en primer lugar por el gas natural y en un segundo lugar por todas estas tecnologías previamente mencionadas”.

La transición en Baker Hughes

“En Baker Hughes creemos que en la transición energética hay tres grandes verdades, la primera es que la adopción de tecnología tiene que ser muchísimo más rápida de la que estamos viendo, porque si no, nos vamos a tardar cada vez más”.

Su segundo punto es que la transición energética no quiere decir que vayan a desaparecer los hidrocarburos. Si, cada vez va a haber una menor dependencia en ellos, pero van a seguir existiendo. Dicho eso, la eficiencia y las emisiones importan demasiado.

“La tercera es que, sin los acuerdos correspondientes, tanto con la iniciativa privada como con los gobiernos y en particular con los grandes desarrolladores de tecnologías, va a ser muy complicado poder avanzar para allá.

“Hay un tema de vital importancia que es dar solución al trilema energético, tenemos que buscar lograr cómo tener energía asequible, sostenible y segura”.

Seguridad Energética

En el tema de la seguridad energética en nuestro país, Miguel es mucho más enfático, “porque si partimos de la base que la transición energética en México va a tener un ritmo distinto que a nivel mundial mientras no haya la inversión correspondiente, los incentivos fiscales, demás incentivos y condiciones podría ser más lento. Vale la pena observar el caso de la ener- gía solar y eólica hace 30 años en donde los costos nivelados eran altísimos y a partir de que hubo los incentivos correspondientes tanto de la iniciativa privada, el compromiso de investigar y los fondos y los incentivos por parte del gobierno permitió que hoy se tengan precios mucho más asequibles”.

El gas natural es clave en su opinión y su argumento es más que convincente, “porque es el insumo que se requiere que esté disponible, para las necesidades de México, y el país cada vez requiere más de este insumo siendo más dependiente del mismo. Mexico importa de los Estados Unidos más del setenta por ciento de sus necesidades de gas natural”.

Hoy uno de los sectores donde se cuenta con infraestructura en el país es en gas natural, “no quiero decir que tengamos la suficiente, hacen falta ductos, hacen falta distinta infraestructura para llevar este insumo”, señala y agrega que por lo mismo vamos a ir por pasos, pero hay que comenzar con el gas natural.

“Cuando se habla de gas natural no solamente se habla de la CFE, sino también de las distintas industrias intensivas en uso de este insumo y que por necesidad en sus procesos o por ciclos combinados o generación in situ que el día de mañana se pueda realizar, pues van a requerir de más gas natural”.

La dependencia del gas natural de Estados Unidos quedó evidenciada cuando, hace un par de años, se tuvo que cerrar el flujo por el congelamiento de los ductos, debido a un vórtice polar que generó grandes costos para la industria y el gobierno mexicano, pues el país carece de reservas de gas natural.

“Por eso el tema de la seguridad energética tiene tanto sentido, somos un país que requiere de mayor infraestructura para garantizar la seguridad energética”.

Tecnología a la mano

El gobierno mexicano ha estado trabajando en proyectos de almacenamiento de gas natural, precisamente para evitar grandes pérdidas en caso de cortes en el suministro, pero para asegurar también seguridad energética y todo lo que esto implica es esencial para el desarrollo del país.

De las cuatro formas para almacenar gas natural, descartando hacerlo en tanques, en los otros tres, cavernas salinas, campos agotados y campos acuíferos, Baker Hughes tiene experiencia y tecnología probada; “la empresa ha estado involucrada en este tipo de proyectos desde hace mucho tiempo y por ejemplo, en Estados Unidos, es uno de los principales paí-ses que tiene mucho almacenamiento subterráneo de gas natural como un tema de seguro, por si algo llega a suceder.

“México tiene campos que podrían alcanzar cerca de por lo menos, entre 500 y hasta mil bcfs de capacidad de almacenamiento, sé que gobierno mexicano tiene en la mira de cinco a 12 proyectos por lo menos en el corto y mediano plazo y tiene muchos más a desarrollar, y en ese sentido Baker Hughes a nivel global es el líder en el tema de almacenamiento subterráneo de gas natural por dos razones, somos de las pocas empresas si no es que la única, a nivel global que puede integrar las distintas partes de un proyecto de almacenamiento, la tecnología, equipo y servicios tanto del subsuelo, como de la superficie”.

Desde estudios del subsuelo, geológicos, análisis de la porosidad de la roca, su permeabilidad e integridad, “son estudios para ver si la presión a la que vas a meter de gas natural va a poder aguantar, la sismicidad, hacer el modelo estático, dinámico y geomecánico”, todo ello lo hace Baker Hughes, así como también los trenes de compresión y el monitoreo de las instalaciones”

Baker Hughes ha estado involucrado en estos proyectos a nivel global, “hemos participado en más de 70 proyectos alrededor del mundo, monitoreamos miles de pozos de manera diaria, pozos en almacenamiento subterráneo de gas natural, incluyendo la microsísmica; hemos participado en más de 70 instalaciones donde se da este almacenamiento de gas natural y actualmente monitoreamos en tiempo real más de15 proyectos de almacenamiento a nivel global”.

Todos los beneficios

Aunque iniciamos hablando de la transición energética, y después de seguridad energética y en este sentido llegamos al tema del almacenamiento subterráneo de gas natural, las ventajas que señala Miguel Carreón son múltiples de apostar por esta vía.

En el midstream, por ejemplo, los transportistas, obviamente están interesados en proyectos de este tipo, “no solo porque transportan y comercializan gas natural sino porque también es muy lógico en su estrategia de negocio de poder optimizar también sus operaciones dentro de México.

Los ejes que Miguel señala son, en primer lugar, la mencionada seguridad energética, pero a medida que tengamos más gas natu- ral almacenado se podrá utilizar para varios proyectos y optimizar operaciones a través de la comercialización de distintos servicios y usos como son; mitigación de desbalances, esquemas como park & loan, o el servicio de almacenamiento de capacidad firme, entre muchos otros, además de contener emergencias. “Todo almacenamiento que se tenga en el país en un inicio debería ser operativo y estratégico, porque hoy no se tiene. Es decir, todo almacenamiento debería de ayudar en un inicio a poder resolver desbalances que se puedan llegar a tener en el mercado y a la vez ayudar también en cualquier emergencia que el país, el gobierno o lo clientes requieran.

En temas de nearshoring, la palanca de un desarrollo energético de este calibre atraería a más inversores al país, operarían mejor, darían más empleos y detonarían más desarrollo económico y por ende social.

Para terminar, Miguel Carreón ve un tema importante durante el desarrollo de estos proyectos y posterior a ellos, la gran oportunidad laboral en el sector, pues se multiplicarán los empleos en el mismo y hay que prepararse para ellos, una de las problemáticas de avanzar es el contar con el talento humano adecuado y preparado, llamado al que los jóvenes deben prestar oídos, pues las oportunidades estarán a su alcance en el sector si se preparan para ello.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Oil and Gas Alliance: Líder global en innovación y conexiones estratégicas

La CFE está preparada para la jornada electoral del próximo 2 de junio

Agua en CDMX

Rotoplas invierte $73 Millones en soluciones hídricas y reducción de huella ambiental en 2023