Todo lo que necesitas saber para contratar gas natural en tu empresa

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en Linkedin

Los precios asequibles del Gas Natural, gracias al auge de la producción en Estados Unidos, específicamente en Texas, así como las bajas emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), han incrementado la demanda de este combustible en la última década en el mundo, especialmente en el sector industrial. Entre sus ventajas se encuentran:

Bajo costo. Es el combustible más competitivo pues representa ahorros de hasta un 40% en comparación al Gas L.P.

Seguridad. La instalación, distribución y transporte están regulados por las más estrictas normas internacionales que garantizan un alto estándar en cuanto a calidad y seguridad. Además, al ser más ligero que el aire, puede disiparse con mayor velocidad en caso de perdida y dificulta que se genere una concentración con potencial explosivo.


Menor costo de operación y mantenimiento. El Gas Natural posee una combustión más limpia que no emite residuos sólidos como el hollín.

¿Cómo acceder al Gas Natural?

Debido a su estado gaseoso, el medio de transporte más eficiente del Gas Natural es a través de ductos subterráneos. En nuestro país existe una amplia red de dichos ductos y para los casos donde el volumen de consumo es significativo, la opción ideal es una interconexión directa.

Puedes buscar una conexión directa al Sistema Nacional de Gasoductos a través de Cenegas o bien identificar si en la zona existe algún permisionario de transporte o distribución, información que puedes consultar en la página de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Otra manera de simplificar este paso es consultando el listado de las comercializadoras con permiso por parte de la CRE y solicitar que te presenten una propuesta con todo lo necesario para tener acceso al suministro de gas natural.

Aspectos a tomar en cuenta para la firma de un contrato

Esquema de consumo de molécula. Dependiendo de cada proceso, es posible conocer cuánto gas se consume diariamente, semanal o mensualmente, así como la estabilidad o variación del consumo. Al recibir una oferta es primordial que esta se ajuste de la mejor forma posible a los hábitos de consumo de la planta donde se va a suministrar, a fin de brindar la mayor certeza o flexibilidad en el suministro. La elección del esquema de consumo de molécula depende de la empresa y su posibilidad de conocer su uso diario o mensual. Para las empresas que tienen certeza de su consumo diario, mensual o anual es recomendable la opción de nominar con anticipación o fijar el mayor porcentaje de sus consumos de Gas Natural. De esta forma pueden acceder mejores precios. Por el otro lado, también es posible elegir un esquema variable, para tener la flexibilidad de pagar únicamente el gas consumido, sin mínimos de consumo o topes. A mayor flexibilidad de consumo, el precio del gas se va incrementando.

Costos de transporte y distribución. Al ser costos regulados, se cobran con tarifas públicas que dependen del volumen de consumo. Dichas tarifas pueden ser consultadas en la página de la
CRE o de tu distribuidor.

Los costos de transporte son los que aplican por utilizar la red de ductos que llevan el Gas Natural hasta el “City Gate” más cercano y los costos de distribución aplican por llevar el Gas Natural desde el “City Gate” hasta el punto de conexión con su empresa.

Asimismo, es importante considerar la posibilidad de necesitar un nuevo desarrollo de infraestructura para llevar el Gas Natural hasta tu empresa. En este caso es importante tener en cuenta que pueden generarse costos de conexión y el tiempo que tomará la obtención de permisos para hacer esas extensiones. Acércate a tu proveedor de Gas Natural para saber si aplican estos costos y las opciones de pago.

Plazo del contrato. En el caso de distribución los plazos varían dependiendo del monto de la inversión en infraestructura. Estos plazos pueden estar entre 5 y 10 años. Para el caso de la comercialización de molécula los plazos son más flexibles y de libre negociación entre la empresa y el comercializador. Generalmente van de 1 a 3 años, con opción a renovación.

Garantías. Existen dos tipos de garantía; una es por consumo y la otra por conexión. La garantía por consumo suele ser equivalente al monto de facturación de los 2 meses de mayor consumo en un año mientras que la garantía de conexión es equivalente al monto de la inversión en infraestructura que hace la distribuidora. Dichas garantías pueden ser una fianza o depósito en efectivo/transferencia.

No olvides que para poder iniciar con el suministro deberás contar además de con la conexión a la red externa con una instalación de aprovechamiento especialmente diseñada para el consumo del gas natural. Seguramente el distribuidor o comercializador podrá sugerirte una lista de instaladores certificados que puedan apoyarte.

Esta instalación debe construirse de acuerdo a la NOM002-ASEA2019 y debe ser aprobada por una Unidad Verificadora acreditada por la CRE. El costo puede variar mucho considerando la distancia entre la estación de regulación y medición que tendrás y los equipos que consuman el gas natural dentro de tu instalación.

Sin embargo, el payback de este tipo de inversiones suele ser menor a un año dado los ahorros que se obtendrán con la migración al gas natural.

Últimas noticias

Aggreko prueba un generador de hidrógeno y una batería de celda híbrida

Imagen de archivo

Pemex asegura hermeticidad del ducto cerca del Pozo Alfonso XIII: No se encuentran fisuras ni toma clandestina

Bali Express

Bali Express Services pionera en la implementación de camiones eléctricos en la frontera México-Estados Unidos

Avanzando hacia un futuro energético sostenible: Desafíos y oportunidades en México